Compartir

Ciudad de Vaticano, Vaticano. – (@srradioEc).- Este lunes 9 de noviembre, el Santo Padre Francisco ha recibido en audiencia en el Palacio Apostólico Vaticano a la vicepresidenta del Ecuador, María Alejandra Muñoz Seminario.

En un cálido encuentro, el Papa Francisco pendiente de las realidades que vive el país, mantuvo una amplia conversación con la Vicepresidenta de la República donde trataron varios temas, entre esos la situación de quienes se han visto afectados por el Covid19 en sus condiciones de vida. La Vicepresidenta trató los temas de lucha contra el hambre, niñez en situación de desnutrición crónica infantil, enfermedades catastróficas, así como, en situación de movilidad humana y la necesidad de seguir poniendo la voz a quienes no tienen voz, para poder construir sociedades éticas y justas.

Dentro de este contexto, el Gobierno ecuatoriano a través de la Vicepresidenta, le realizó una invitación para el siguiente año, si las condiciones lo permiten, a visitar la Amazonía, especialmente aquellos cantones más afectados por la desnutrición crónica infantil, a efectos de “generar en la conciencia social ecuatoriana un robusto compromiso por luchar contra esta epidemia invisible que condena al ser humano desde niño a la pobreza.” El Papa Francisco agradeció la invitación, ratificó su compromiso con la Amazonía y anunció que la invitación entra en consideración.

En el marco de la audiencia del Papa a la Vicepresidenta, se desarrolló una reunión con el Cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, en la que se trataron temas de relaciones bilaterales en materia de salud y educación, especialmente la reactivación de convenios con el Bambino Jesu y Scholas Ocurrentes que por efectos de la pandemia quedaron sin poder ejecutarse y que tienen relación con formación de profesionales de la salud, atención internacional en hospitales pediátricos y educación bajo modalidades de integración social y comunitaria.

El Papa Francisco envió una especial bendición a los ecuatorianos y un abrazo caluroso con un mensaje de paz que se resume en no dejar a nadie a un costado de la vida, poniendo al ser humano en el centro de la vida social, política y económica; pasar del egoísmo y la confusión, a la solidaridad y la claridad, sembrando siempre paz y desterrando el odio. Foto: cortesía Observatorio Romano.