Compartir

Loja.- (@srradioEc).- La agremiación pesquera nacional, uno de los sectores de mayor dinamización para la economía del país, expone su sentido de preocupación y rechazo contundente a un posible canje de deuda con el Gobierno nacional para ampliar la actual Reserva Marina de Galápagos sin sustentos técnicos.

En las últimas semanas se conoció sobre una carta dirigida al presidente Lenín Moreno por grupos ambientalistas internacionales para promover una reserva marina a gran escala “totalmente protegida” en Galápagos a cambio de un canje de deuda por naturaleza que, aprovechando la situación de crisis que vivimos, permitiría poner las aguas de Galápagos en manos de terceros (extranjeros) forzando, además, la ampliación de la Reserva en mención.

En este supuesto canje pretenden adquirir bonos 2030, por un monto total de USD 1000 millones a través de inversiones privadas (considerando valor de mercado de 0,60 por dólar), esto representaría USD 600 millones fondeados por medio de un banco comercial que se levantará a través de la emisión de un “bono azul”) y Ocean Finance Company como intermediario de canje.

En este sentido, rechazamos enfáticamente esta petición; Ecuador no lo puede permitir, esta acción viola la constitución y, por tanto, nuestros derechos.

Además, queremos aclarar que la posible operación es constitucionalmente inviable por afectar la soberanía nacional, la soberanía alimentaria y la independencia del Estado. Es deber constitucional garantizar y defender la soberanía nacional (Art. 3 #2) y promover la soberanía alimentaria (Art. 13).

“Ecuador no puede “vender” parte de su territorio por acceder a intereses internacionales maquillados como un beneficio para el país y que no lo serán en absoluto porque condicionarán nuestra soberanía.

Cualquier decisión debe tomarse con un sentido técnico y avalado por la autoridad pesquera nacional”, así lo considera Bruno Leone, presidente de la Cámara Nacional de Pesquería, quien adicionalmente hace un llamado al Gobierno nacional para concienciar sobre este

pedido y alertar sobre una problemática a escala nacional con una posible negociación de esta índole.

De igual manera para Grace Unda, vicepresidenta de la Cooperativa de Pesca Copes Promar y representante de la comunidad artesanal pesquera del Ecuador, Galápagos es la tabla de salvación para las decisiones erróneas de los gobiernos, “bajo el argumento de la conservación de la flora y la fauna del Archipiélago se han suscrito convenios que perjudican nuestra soberanía y debilitan sectores productivos como la pesca para favorecer intereses de turismo trasnacional.

Los pescadores de Galápagos han sido víctimas de esta problemática, ahora este sacrificio de la paralización de nuestro sector lo quieren extender a zonas de pesca de todos los ecuatorianos que generan empleo y divisas para el Estado en la Zona Económica Exclusiva Insular”.

A continuación, se exponen ciertos criterios técnicos en consideración al rechazo de la autoridad pesquera a un posible canje de deuda nacional:

 Con este canje se compraría deuda a largo plazo, lo que no arregla en ningún caso el problema de liquidez actual del Gobierno.

 Reduciría las áreas de pesca por fuera de la Reserva Marina de Galápagos actual (que es de 40 millas, una de las más grandes del mundo) sin estudios técnicos, ni socialización, es decir, sería una imposición desde actores extranjeros.

 Las aguas marinas de Galápagos sólo las puede manejar el Estado y cualquier decisión que se tome al respecto debe estar avalada por estudios técnicos, ambientales y económicos.

 Esta propuesta destruirá empleo: los actores involucrados, quienes pescan fuera de la Reserva Marina de Galápagos, sí generan empleo, pagan impuestos y financian la seguridad social; además, generan más de mil de millones de dólares de divisas en exportación.

 El sector genera más de 1.600 millones de dólares en divisas y junto con la acuacultura es el principal rubro de exportaciones no petroleras del país. En un país dolarizado, necesitamos que entren divisas a Ecuador para para estabilizar y mantener la moneda.

 Ecuador va por delante de la región respecto a áreas marinas protegidas: tenemos porcentualmente la segunda mayor reserva marina de la región. Las reservas equivalen al 13,3% las aguas de nuestras Zonas Económicas Exclusivas (200 millas desde la costa).

 Los pescadores somos los principales interesados en cuidar el mar; somos sostenibles: el sector pesquero industrial ecuatoriano de embarcaciones con red de cerco (cuya especie objetiva es el atún y beneficiarios del recurso del mar) es el principal interesado en cuidar el entorno marino y asegurar sus buenas prácticas. Esto garantiza una actividad viable y sostenible a largo plazo, así como competitividad en el contexto internacional.

Es en este momento más que nunca, el gremio pesquero levanta su voz para alertar de intereses internacionales y nacionales que buscan poner en riesgo la sostenibilidad de la pesca en el país y todo lo que representa para el desarrollo del Ecuador.