Compartir

Washington.- (EFE).- El Fondo Monetario Internacional (FMI) destacó este jueves avances y entendimiento con el Gobierno de Argentina para un nuevo programa financiero con el país suramericano.

«Las autoridades argentinas y el equipo del FMI avanzaron en la definición de algunos principios claves que podrían sustentar un programa económico para ayudar a abordar los desafíos de Argentina a corto y mediano plazo», dijo el Fondo en un comunicado.

«Hubo -añadió- un entendimiento común respecto a la necesidad de garantizar la sostenibilidad macroeconómica y de salvaguardar la recuperación poscovid en curso».

El organismo divulgó este comunicado tras una ronda de conversaciones de sus funcionarios con el ministro argentino de Economía, Martín Guzmán.

Guzmán y el FMI también coincidieron en que «la inflación es un fenómeno multicausal y que reducirla requiere políticas macroeconómicas consistentes y esfuerzos de coordinación para ayudar a anclar las expectativas de inflación».

Asimismo, ambos coincidieron en la importancia de «impulsar las exportaciones con agregación de valor y la productividad», así como del «desarrollo continuo del mercado de capitales nacional» para que Argentina financie inversiones de manera sostenible.

Guzmán se reunió este pasado martes con la directora gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, quien destacó que el «diálogo estrecho continuará» entre ambos.

El propósito de las autoridades argentinas es cerrar un acuerdo con el FMI para refinanciar deudas con ese organismo y eliminar incertidumbres en la segunda mayor economía suramericana.

Previamente, se había marcado mayo como fecha para lograr un nuevo pacto, pero parece difícil que se mantenga esa meta dado el poco tiempo restante y la falta de una propuesta detallada.

El organismo aprobó a mediados de 2018 conceder un préstamo a Argentina, entonces gobernada por el conservador Mauricio Macri (2015-2019) por alrededor de 56.300 millones de dólares, después de que una brusca fuga de capitales acelerara la devaluación del peso y provocara fuertes desequilibrios en la economía nacional.

Con la victoria del izquierdista Alberto Fernández en las elecciones de octubre de 2019, el nuevo Gobierno declinó aceptar más fondos que los 44.000 millones ya recibidos hasta ese momento, y anunció conversaciones con el FMI para llegar a un acuerdo de cara a dilatar la devolución del crédito.

Según lo pactado, la nación suramericana debe comenzar a cancelar el capital de los créditos recibidos a partir de septiembre próximo (cuando vence un pago por 1.835 millones de dólares) y hasta 2024, pero el grueso de los pagos se concentra en 2022 (17.346 millones de dólares) y 2023 (18.395 millones).

A los pagos de capital por 44.128 millones entre 2021 y 2024, habría que añadir vencimientos de intereses en ese período por 3.800 millones.

El Gobierno de Alberto Fernández ha advertido en reiteradas oportunidades que Argentina no tiene capacidad para pagar al FMI en los plazos establecidos, por lo que pretende negociar con el organismo un nuevo acuerdo de facilidades extendidas, pero sin pesadas condiciones que supongan un nuevo ajuste para la economía argentina.