Internacional

El candidato de Erdogan gana las presidenciales en el norte de Chipre

Compartir

Nicosia.- (EFE).- La República Turca del Norte de Chipre (TRNC), reconocida solo por Ankara, tiene a partir de hoy un nuevo presidente en la sombra: Recep Tayyip Erdogan.

Los cerca de 200.000 turcochipriotas llamados a votar en un territorio ocupado por tropas turcas desde 1974 dieron su voto al hasta ahora primer ministro Ersin Tatar, la voz de Erdogan en el norte de Chipre.

El político nacionalista, líder del derechista Partido de Unidad Nacional (PUN), obtuvo en la segunda vuelta el 51,74 % de los votos y revalidó así su victoria de la primera vuelta, mientras que el hasta ahora presidente, el centroizquierdista Mustafá Akinci, quien acudió como independiente, reunió el 48,26 %.

Tras admitir su derrota, Akinci anunció su retirada de la política tras 45 años de actividad.

Tatar agradeció a Erdogan su apoyo y adelantó que defenderá con firmeza los intereses turcochipriotas en la mesa de negociaciones sobre el futuro de la isla, donde, dijo, deberá respetarse la voluntad del pueblo turcochipriota de vivir “con independencia y dignidad.

LA REUNIFICACION SE ALEJA

Con su decisión de apoyar a Tatar, los turcochipriotas han apostado por un mayor acercamiento aún hacia Ankara, que había respaldado abiertamente a este candidato.

En lo que respecta al futuro de esta isla dividida, Tatar defiende la creación de una confederación entre las dos comunidades o directamente la separación definitiva y la creación de dos Estados.

Akinci, por el contrario, era partidario de darle una nueva oportunidad a la reunificación de la isla con una solución bicomunal, bifederal, con plena igualdad política para ambas comunidades, el modelo que se llevaba negociando desde hace décadas y que Tatar había dado por fracasado.

“La voluntad de Erdogan se ha materializado”, “El representante de Ankara es el nuevo líder de los turcochipriotas”. Con estos títulos algunos portales de noticias grecochipriotas dejaban claro el temor que ahora previsiblemente se percibirá aun mas claramente que hasta ahora: la reunificación de la isla parece mas lejana que nunca.

El fuerte apoyo recibido desde Ankara quedó patente tan solo unos días antes de la primera vuelta, cuando Tatar viajó a Turquía para fraguar con Erdogan la apertura de la playa fantasma de Varosha, en Famagusta, una acción unilateral que se materializó inmediatamente después.

La apertura de esta playa sellada desde hace 46 años desató las protestas nacionales e internacionales, pues viola una serie de resoluciones de la ONU.

La ONU, que auspicia el proceso de paz, anunció antes de las elecciones su intención de reanudar las negociaciones, interrumpidas en verano de 2017, tras este proceso electoral.

En principio la idea era retomar las negociaciones donde habían quedado entonces, es decir, con la idea de crear una federación y no una confederación.

Sin embargo, algunos periodistas turcochipriotas comentaban en redes sociales nada mas conocerse los resultados que la elección de Tatar va a complicar estas negociaciones.

Nada mas conocerse el resultado, seguidores del líder nacionalista llenaron de banderas turcas las calles de la parte turcochipriota de la Nicosia dividida hasta la sede del Partido de Unidad Nacional, del que es líder el nuevo presidente electo.

REFUERZO AL EXPANSIONISMO DE ERDOGAN

La primera reacción de Ankara llegó a través de un mensaje del ministro de Asuntos Exteriores, Mevlüt Cavusoglu, quien felicitó al ganador y aseguró que Turquía y la RTNC trabajarán juntos para el desarrollo y la seguridad de los turcochipriotas. “Protegeremos juntos los derechos legítimos del Estado en el Mediterráneo oriental”, dijo.

En los últimos meses el Gobierno de Erdogan ha exigido compartir con los grecochipriotas los recursos energéticos que se presuponen en aguas que rodean a la isla, y ha enviado repetidamente buques exploradores a una zona que Chipre considera de su jurisdicción. Acciones similares las ha hecho en aguas que reclama Grecia.

El presidente de Chipre, Nikos Anastasiadis, ha asegurado que está dispuesto a compartir las fuentes energéticas tan solo una vez solucionado el conflicto chipriota.

La participación alcanzó el 67,3 %, cinco puntos por encima de la de 2015, a pesar de las circunstancias adversas derivadas del coronavirus.

(c) Agencia EFE

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com