Nacionales

Ejército Ecuatoriano hace reconocimiento a instituciones públicas y privadas que apoyan el trabajo de los soldados durante la emergencia sanitaria

Compartir

Guayaquil.- (@srradioEc).- En Guayaquil, en el Fuerte Militar Huancavilca, se realizó la ceremonia militar de reconocimiento institucional a las personas que colaboraron con el Ejército Ecuatoriano en la emergencia sanitaria por el COVID-19.

En el acto estuvieron presentes autoridades de la provincia del Guayas y representantes de la empresa privada, como el ingeniero Henry Kronfle Kozhaya, asambleísta nacional; la doctora Cynthia Viteri Jiménez, alcaldesa de la ciudad de Guayaquil; monseñor Luis Gerardo Cabrera, arzobispo de Guayaquil, entre otros.

El general de brigada Luis Altamirano Junqueira, comandante general del Ejército Ecuatoriano, y el general de brigada Pablo Almeida Cañizares, comandante de la Segunda División de Ejército Libertad, junto a los oficiales superiores de las unidades de la provincia del Guayas, hicieron la entrega de un pergamino de reconocimiento a varias organizaciones de la sociedad, del sector salud, seguridad, empresa privada y al ciudadano común que apoyaron al personal militar durante la pandemia; en total 52 instituciones y empresas fueron parte de este homenaje.

En memoria a los ciudadanos y al personal militar que falleció durante la pandemia ocasionada por el COVID-19 se hizo un toque de silencio.

En su intervención el general Altamirano manifestó que: “Todos, junto al brazo fuerte y la mano amiga de quienes hacemos las Fuerzas Armadas y el Ejército, hemos colocado un grano de arena para contribuir en la solución del problema que continuamos enfrentando. Quiero, de igual forma, extender a todos los guayaquileños un sentido pésame por las valiosas vidas que se han perdido. Hemos querido realizar, mediante el solemne toque de silencio, un homenaje póstumo”.

De igual manera, la alcaldesa Cynthia Viteri resaltó que todos contribuyeron a que esta ciudad tenga la batalla controlada, no ganada aún; asimismo, expresó, a nombre de la ciudad de Guayaquil, un agradecimiento a los soldados, y a continuación entregó un acuerdo por parte del Ilustre Municipio de Guayaquil al comandante general del Ejército Ecuatoriano.

Para finalizar, el general Altamirano recordó al personal de la institución que como soldados profesionales: “Nuestra orientación o nuestro norte tiene que estar marcado hacia el bien común de la sociedad; recuerden soldados que cuando ingresamos a esta profesión de honor lo hicimos sin condiciones, renunciando a la riqueza, renunciando a nuestro tiempo, renunciando a la posibilidad de estar permanentemente con nuestras familias. La mayor recompensa que pueden ustedes tener, más allá de la gratitud, es la conciencia tranquila, y estoy convencido y agradecido del trabajo que ustedes han desarrollado”.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com