Compartir

Quito.- (EFE).- Ecuador sumó 607 contagios de covid-19 en un día y acumuló hasta este domingo 197.998 casos positivos desde el pasado 29 de febrero, cuando empezó el registro de la pandemia, informó el Ministerio de Salud Pública.

En cuanto a la cifra de muertos, la estadística oficial señala que este domingo se registraron 16 nuevos decesos confirmados, a los que se suman 6 «fallecidos probables» (sin una confirmación forense), para alcanzar una cifra global de 13.778.

La situación del contagio en las 24 provincias ecuatorianas, señala que la más afectada es la andina de Pichincha, cuya capital es Quito, con 70.958 casos positivos, 95 más que el sábado.

Le sigue la provincia costera de Guayas, cuya capital es la ciudad portuaria de Guayaquil, con 25.452 casos, 84 más que la víspera.

Después asoman las provincias de Manabí, con 13.586; Azuay (12.271), El Oro (7.541), Loja (7.150), Tungurahua (6.892), Santo Domingo de los Tsáchilas (5.689), Imbabura (5.602), Cotopaxi (5.199), Esmeraldas (4.873) y Los Ríos (4.600), entre las más afectadas.

Sobre la situación en municipios o cantones, en el informe se precisa que Quito es la ciudad más afectada con 65.356 contagios, 79 más que el sábado, seguida de Guayaquil con 17.689, lo que representa 67 casos nuevos en el último día.

Luego aparecen las ciudades de Cuenca con 9.758 casos, Loja con 5.429, Santo Domingo con 4.872, Ambato con 4.660, Portoviejo con 4.353 y Machala con 3.912.

Además, la estadística advierte de 174.188 personas recuperadas de la enfermedad y precisa que esa cifra supone un porcentaje del 87,97 por ciento.

Ecuador aplicó el pasado 16 de marzo un estado de excepción en todo el territorio nacional para afrontar la expansión de la pandemia, y en los primeros meses decretó un estricto confinamiento masivo.

El Gobierno ecuatoriano puso fin al estado de excepción el 14 de septiembre, pero pidió a la población que sea corresponsable en la lucha contra la enfermedad, sobre todo con el cumplimiento de las medidas de bioseguridad como el lavado de manos, el uso de mascarillas y el distanciamiento físico de al menos dos metros de distancia.

El Ejecutivo, además, busca conciliar el mantenimiento de la emergencia sanitaria con acciones de reactivación económica, pero ha dejado en las manos de los Gobiernos locales (municipios) la aplicación de restricciones para intentar frenar la pandemia.

El Comité de Operaciones de Emergencia, encargado de la crisis sanitaria, ha recomendado a las autoridades municipales, al sector privado y a la sociedad civil una serie de restricciones con el fin de evitar aglomeraciones en las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

(c) Agencia EFE