Nacionales

Ecuador registra una renuncia masiva de profesionales de la salud

Compartir

(Gustavo Ortega. France 24).- Según el Instituto Ecuatoriano del Seguro Social (IESS), al menos 2.000 trabajadores de la salud han abandonado sus funciones. Mientras el Gobierno apunta a que varios de ellos dejaron el ámbito público para trasladarse al privado, profesionales y especialistas señalan que los médicos se encuentran desprotegidos y el estrés y el temor al contagios los han llevado a retirarse.

Diego Guaquipana es un joven médico general de 28 años de edad que combina su segundo año de posgrado de otorrinolaringología y sus responsabilidades laborales. Su tiempo lo divide entre dos casas de salud, el Hospital Carlos Andrade Marín y el Hospital de Espacialidades Eugenio Espejo de Quito.

El profesional confiesa que “ha habido momentos intensos durante la pandemia de Covid-19”. Junto a la carga de sus estudios de especialización entre junio y agosto, realiza guardias que se extienden durante 48 horas cada 4 días. Salir de un turno de 24 horas para apenas bañarse, prepararse luego de concluir sus estudios y dirigirse en la mañana siguiente a su segundo turno le significó tener que buscar ayuda psicológica profesional para superar los niveles de estrés.

Consultado sobre si se siente desprotegido en medio de la pandemia, Guaquipana explica que “estoy trabajando en un hospital del Instituto Ecuatoriano del Seguro Social (IESS), evidencio que existen medidas de protección, pero en el nivel público hay ocasiones que los insumos escasean”.

Miles de médicos abandonan sus funciones en Ecuador por los peligros de la pandemia

El presidente del directorio del IESS, Jorge Wated, afirmó que al menos 2000 trabajadores de la salud renunciaron a sus funciones o se dedicaron a la actividad privada y que serían investigados y sancionados en los casos que corresponda.

Estas afirmaciones fueron rechazadas por el psiquiatra Fernando Cornejo, de la Clínica Metropolitana de Quito, quien en la actualidad realiza una investigación regional con un equipo de especialistas para determinar las causas de las renuncias del personal de la salud en Ecuador. El especialista negó que los médicos estén dimitiendo para trasladarse al sector privado porque los riesgos frente a la pandemia son los mismos, sino que quienes están abandonando sus funciones lo hacen para retirarse a sus hogares.

Según Cornejo, el personal de salud de Ecuador experimenta desventajas y condiciones laborales que los llevan a dejar sus puestos. Entre los médicos “hay una preocupación adicional” que es que “no están siendo protegidos por su principal empleador, el Ministerio de Salud”. Retrasos en los pagos y falta de equipos de protección son problemas que “no han sido solucionados en un 100 por ciento”.

A este cóctel se suman los fallecimientos de profesionales del área -según el Gobierno, las víctimas, hasta el momento, son 127, aunque para Cornejo esas cifras están subvaloradas- o el estigma social al que se ven expuestos los profesionales, situaciones que ponen en riesgo su salud mental.

“Más de un 30% de los trabajadores de la salud ha tenido problemas ligados a la depresión, 20% están vinculados a casos de ansiedad y 15% ligados a casos de estrés. En países con guerra o con grandes catástrofes naturales, el trastorno de estrés postraumático llega a un 3% o a un 4% en la población de salud”, detalla Cornejo.

Esta situación no es exclusiva de Ecuador. Los resultados preliminares de un estudio liderado por la Universidad de Chile y que actualmente se realiza también en Ecuador, México y Argentina revela un incremento en el número de atenciones psiquiátricas al personal médico, motivadas por las desventajas que enfrentan en la lucha contra el Covid-19.

Entre estos profesionales se revelan señales de “depresión”, “pérdida de placer”, “ideas de ruina, culpa y muerte” y “una sensación de pérdida de control”, según explica Cornejo.

La crisis económica empujó a Diego Guaquipana a exponerse al contagio de Covid-19

Entre los trabajadores de la salud existe miedo a declarar ante posibles represalias laborales. Diego Guaquipana asegura que haber asistido a consultas telemáticas de psiquiatría le “ayudaron en algo a superar el estrés”, aunque también resultaron importantes el apoyo familiar, la actividad física, la lectura y su mascota.

La crisis desatada por la pandemia en Ecuador también impidió que el médico continuara recibiendo ayuda económica de su familia para terminar su posgrado, por lo que ha tenido que financiárselo por su cuenta.

La emergencia sanitaria se le presentó como una oportunidad laboral que le permitiría autofinanciar sus estudios y decidió asumir el riesgo de trabajar exclusivamente en un área de Covid-19.

“Yo estaba viendo la posibilidad de retirarme un semestre del posgrado, pero justo se presentó esta oportunidad de trabajar en un área Covid. La tomé, más por el hecho de ayudar a mi familia y de querer superarme”, explicó.

La situación le presentó una diatriba personal entre asumir el peligro de llevar la enfermedad a su familia y la continuidad de sus estudios de especialización. “Sinceramente no lo habría hecho porque corría el riesgo de contagiarme y traer el virus dentro de mi familia, pero la crisis económica me influenció para tener ganas de trabajar. Hay días que uno ya no se puede, pero con los ojos cerrados o con energías a menos del 10 por ciento, toca continuar”, confesó.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com