Nacionales

Diecisiete inmigrantes volverán desde España con el respaldo de la misión Manuela Espejo

Compartir

Patricia Villarruel | MADRID
El Universo

“No se preocupe, deje a la niña en la incubadora que ya morirá sola”. A Doris Mendoza, el médico que le atendió en el parto, le soltó esta frase apenas unas horas después de dar a luz. Así, sin más. Yomaira, su primogénita, había “nacido enfermita” pero ella, por supuesto, no la dejó morir. Lleva 23 años entregada a su cuidado.

“Mira, tenemos visita”, le comenta mientras besa su mejilla. Y Yomaira, pese a su parálisis cerebral, abre los ojos y sonríe (a su manera). “Aunque no lo crea, entiende todo”, se apresura a decir entusiasmada.

Doris y su hija son las primeras inmigrantes afincadas en España, que regresarán al país gracias al Plan de Retorno Manuela Espejo para personas con discapacidad, que abandera el vicepresidente de la República, Lenín Moreno.

Viajarán a Guayaquil el próximo domingo, tres días antes que una comisión judicial ejecute la orden de desahucio de su piso en Palma de Mallorca. La ecuatoriana se endeudó en 288.000 dólares. Empezó pagando una cuota de $ 750 pero dejó de abonar las mensualidades al dispararse hasta 2.100 dólares. Cuando la crisis le arrebató su empleo y las cuentas empezaron a llenarse de números rojos, se propuso volver.

Durante ocho meses reunió como pudo 5.000 dólares para los pasajes. En noviembre retornaron sus otros dos hijos, Ginger y Bryan. Mientras, Doris y Yomaira, ésta última en silla de ruedas, no pudieron embarcar por un error de la agencia de viajes al gestionar los billetes.

Pidió ayuda a la Secretaría Nacional del Migrante en Madrid. “Me decían que ya viajaba y nada”. Esperó seis meses, llamando un día sí y otro también. “Y nada”. “Vamos a analizar el caso para ver qué ha pasado pero en los últimos meses hemos retornado a 40 personas en situaciones de vulnerabilidad”, responde Mario Cuzco, responsable de la entidad.

Doris denunció su caso ante la Misión Solidaria Manuela Espejo que, a principios de mayo, inició un programa piloto para diagnosticar y calificar a los migrantes que sufren algún tipo de discapacidad en la Península. “Han sido mi salvación”, comenta bañada en lágrimas.

Mañana será una de las personas favorecidas con los primeros bonos Joaquín Gallegos Lara, que entregará personalmente Moreno. “A través del proyecto se sufragan los costos de los pasajes y el traslado de su menaje de hogar; y en Ecuador les obsequiaremos una vivienda modesta pero adaptada a sus necesidades y les encontraremos un empleo. También recibirán un bono de 240 dólares y hay una línea de crédito para quienes deseen desarrollar una iniciativa de emprendimiento”, explica el Vicepresidente.

El plan no cuenta con un presupuesto específico, “se utilizará el que sea necesario”, añade. En los próximas semanas, los nombres de dieciséis personas más se incorporarán  a la lista de retornados con este programa.

En el censo de la Misión Solidaria se contabilizaron 44 casos en Madrid y 37 en Milán. En la primera ciudad, el 16 por ciento sufre enfermedades catastróficas frente al 15% de la  segunda. Dos de cada diez afincados en la capital española aseguran que su situación económica es mala o crítica, agravada en ocasiones por las deudas hipotecarias.  La mayoría, un 96%, manifiesta su intención de retornar, pero la mitad no dispone de una vivienda en Ecuador y solo un 19% se encuentra en edad de trabajar.

Doris y Yomaira agotan sus últimas horas en Madrid. Si todos los ofrecimientos se cumplen, en el terreno que la guayaquileña heredó de su padre, el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda edificará su futura vivienda.

Si consigue un préstamo, aspira a construir un centro de día donde atender a personas con parálisis cerebral como la niña, su niña, que ella no dejó morir en una incubadora.

Related Posts

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com