Noticias Locales

Devotos azuayos también hacen turismo

Compartir

Loja.- (Diario LA HORA).- En agosto, época de feria, la fe a la Virgen del Cisne se combina con el turismo. Una muestra de ello la encontramos en la parroquia de Vilcabamba, donde acuden familias enteras de azuayos, que luego de visitar a la “Churonita”, se dan tiempo para explorar al llamado Valle de la Longevidad.

A las afueras del Parque Yamburara, se estacionan varias cooperativas de transporte que vienen de Girón y Cañar. Los viajeros gustan por descansar en las riveras del río o tomar un refrescante baño en sus aguas.

Otros prefieren ingresar al balneario de Yamburara y disfrutar del verde paisaje. En cambio, las mujeres azuayas aprovechan las aguas del río para lavar unos cuantos trastes que luego los ponen a secar sobre grandes piedras.

Luzmila Fajardo vino desde Cañar con toda su familia en una cooperativa contratada. Salieron en la madrugada. Es la primera vez que visitan Vilcabamba y tienen previsto regresar para el próximo año, motivados por su devoción a la Virgen del Cisne. Luzmila cree fervientemente que su hijo sanó por intersección de la milagrosa imagen.

Esther Crespo visitó Yamburara en compañía de su nieto. Desde el pasado martes están en Loja y piensan retornar hoy, viajan en transporte propio. Todos los años acostumbran visitar a “La Churona” para elevarle varias plegarias y promesas.

Los turistas también optan por preparar sus propios alimentos. En la mayoría de los casos no falta el mote, cuy y papas. Unos dicen que lo hacen por costumbre y otros para no acudir a los restaurantes donde se oferta la comida a altos precios.

Related Posts

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com