Internacional

Desalojan a 500 personas por un incendio en A Coruña que empezó en cinco focos

Compartir

Santiago.- (Natalia Puga.- Diario EL MUNDO.es).- Un nuevo incendio forestal declarado en la noche del martes en Galicia y activo durante toda la madrugada ha obligado a desalojar a 500 personas del polígono industrial de la localidad coruñesa de Ribeira y a cerrar durante varias horas la autovía del Barbanza. Con las llamas todavía sin controlar, la Xunta de Galicia ya habla de un “incendio complicado” y alerta de que comenzó “en cinco focos al mismo tiempo”.

Según las últimas estimaciones provisionales, ha arrasado 175 hectáreas de superficie. La consejera de Medio Rural de la Xunta, Rosa Quinta, explicó que afecta a una zona de terreno “muy discontinua” que dificulta las tareas de extinción.

Además, durante la noche se han dado situaciones que Rosa Quintana califica de “curiosas” y que resultaron sospechosas para los medios de extinción. Así, “cuando estábamos supervisando el control que se tenía de la cabeza del fuego, por detrás del hospital, nos avisaron de que volvía a empezar en los mismos sitios”. No obstante, la Xunta ha desactivado ya el nivel 1 del incendio declarado en Oia.

Las primeras informaciones que se tienen del inicio del fuego hacen sospechar que se trata de un incendio provocado y la consejera de Medio Rural ha anunciado que se han incrementado las labores de inspección y vigilancia y que harán caer “todo el peso de la ley” sobre las personas que “están haciendo daño y pretenden no sólo acabar con el patrimonio que es de todos, con el patrimonio forestal, sino atentando con la vida de los ciudadanos”.

El incendio, el de mayores dimensiones del verano en la provincia de A Coruña, se inició a las 20.38 del martes en la parroquia de Palmeira, en Ribeira, y desde una hora más tarde, las 21.46, se decretó el nivel de alerta 1 por la proximidad con dos núcleos de población

Amenaza para un hospital

Durante las primeras horas de la madrugada fue necesario cortar la autovía del Barbanza y no se pudo reabrir la circulación hasta primera hora de esta mañana, ya que se declararon tres focos distintos de fuego, tres a un lado de la carretera y dos al otro. La visibilidad era complicada y, en algunas zonas, las llamas llegaron al pie del arcén.

Además, las llamas estuvieron muy próximas a dos depósitos de gas y al hospital comarcal, pero los medios de extinción lograron cortarle el paso y no fue necesario adoptar ninguna medida de seguridad.

El polígono industrial tuvo que ser desalojado dada la proximidad del fuego, si bien en ese momento había muy pocas naves ocupadas. La más afectada resultó la conservera Frinsa, de la que fue necesario evacuar a unas 500 personas.

Esta mañana las empresas podrán retomar la actividad sin problemas y el balance realizado por la Xunta de Galicia indica que el fuego no quemó ninguna nave, tan sólo alcanzó un desguace. Al respecto, Rosa Quintana, explicó que “entraron las brasas de los eucaliptos y prendieron en los coches desguazados”.

Fuegos controlados

Mientras los medios de extinción se centran en el control del incendio de Ribeira, muchos efectivos trabajan todavía para poder dar por extinguido el fuego que desde la tarde del lunes afecta a la zona del Baixo Miño, en la provincia de Pontevedra, en las localidades de Oia y O Rosal, que está estabilizado desde la tarde del martes con una superficie quemada provisional de 1.200 hectáreas.

La Consejería del Medio Rural y del Mar da por extinguido el fuego que comenzó a las 12.50 horas del sábado en el ayuntamiento ourensano de Cualedro, y que afectó también al ayuntamiento de Monterrei, convirtiéndose, hasta el momento, en el mayor incendio del verano en Galicia. La superficie provisional afectada es de 1.280 hectáreas, de las cuales 930 se corresponden a terreno forestal y 350 a fincas agrícolas.

Desde última hora del martes está también extinguido el incendio registrado el domingo a las 21:02 horas en el ayuntamiento pontevedrés de Rodeiro, que afectó a una superficie de 79 hectáreas en raso. A las 17.35 horas también se dio por cerrado el fuego que afectó a Cotobade, también en Pontevedra, arrasando 21 hectáreas.

Related Posts