Internacional

Denuncian la “desaparición” de los inculpados por la muerte de un periodista en Nicaragua

Compartir

Managua.- (EFE).- Los familiares de dos jóvenes afrodescendientes de Nicaragua inculpados por el asesinato del periodista Ángel Gahona, en el marco de las protestas contra el presidente Daniel Ortega, denunciaron este lunes la desaparición de sus hijos en manos del Sistema Penitenciario Nacional (SPN).

Los jóvenes Brandon Lovo y Glen Slate, condenados a 23 años y a 10 años y medio de prisión, respectivamente, habían sido trasladados el sábado de la cárcel La Modelo, en el Pacífico de Nicaragua, hacia su natal Bluefields, en el Caribe, para que cumplieran sus condenas bajo arresto domiciliario, según el Comité Pro Liberación de Presas y Presos Políticos, pero luego de dos días nadie sabe su paradero.

“Acabamos de venir de ahí (SPN de Bluefields), nos mencionaron que no han llevado a ninguno al Sistema, mencionamos que el abogado dijo que los habían trasladado, pero el muchacho (vigilante) sólo me dijo que si los tuvieran, nos habrían programado visitas”, dijo a Acan-Efe vía telefónica Jeremy Slate, madre de Glen.

La denunciante afirmó que familiares de su hijo preguntaron por los jóvenes en La Modelo, pero que no obtuvieron ninguna respuesta.

El sábado pasado el Comité Pro Liberación de Presas y Presos Políticos confirmó su cambio de régimen carcelario luego de que el Gobierno había otorgado medidas similares a un centenar de manifestantes presos, previo a las negociaciones con la oposición para encontrar una salida a la crisis que vive Nicaragua.

Slate dijo que varios de los presos que fueron sacados de La Modelo la semana pasada los habían visto salir de dicha prisión, entre el grupo de reos que serían enviados a sus casas.

“Yo tenía alegría de ver a mi hijo, ahora esto, no puedo decir cómo me siento,_ es duro no saber dónde está”, dijo la mujer, sin poder contener el llanto.

Lovo y Slate fueron detenidos en mayo pasado y condenados en agosto por la muerte de Gahona, ocurrida el 21 de abril en Bluefields.

Lovo fue acusado de disparar un arma artesanal desde una distancia de entre 64 y 94 metros, y Slate fue procesado como colaborador necesario.

Gahona falleció al recibir un disparo mientras transmitía en vivo unas maniobras de la Policía Nacional, en el contexto de las protestas antigubernamentales.

La decisión del Poder Judicial causó controversia en Nicaragua, ya que testigos, vecinos y familiares de la víctima alegaron la inocencia de ambos condenados y culparon a los agentes de policía, mostrando vídeos sobre el momento del crimen.

La crisis sociopolítica que vive Nicaragua desde abril de 2018 ha dejado entre 325 y 561 muertos, de 340 a 777 detenidos, cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio, según organismos humanitarios.

El presidente Ortega reconoce 199 muertos y 340 detenidos, a los que llama “terroristas”, “golpistas” o “delincuentes comunes”.

Ortega, que lleva doce años seguidos en el poder, no acepta la responsabilidad de la crisis ni tampoco las acusaciones generalizadas sobre graves abusos de las autoridades contra los manifestantes antigubernamentales, y denuncia ser víctima de un intento de “golpe de Estado fallido”.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha dicho que el Gobierno de Nicaragua ha cometido crímenes “de lesa humanidad”, mientras que la aplicación de la Carta Democrática Interamericana está en proceso en la Organización de Estados Americanos (OEA) y podría suponer la suspensión del país centroamericano en este organismo.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com