Noticias Locales

CUIDADO: ¡SI VAMOS A UNA CONSTITUYENTE!

Compartir

Patricio Valdivieso Espinosa
pavevaldivieso@hotmail.com

Muchos queremos desempotrar las malas prácticas que se vienen perpetrando en nombre del Estado; deseamos destrabar las trampas enquistadas para delinquir, reinstitucionalizando el Ecuador, sin mafias que lo gobiernen de manera sectaria; intentamos entenderlo como el medio para el equilibrio social, que no sólo alcance la paz social, sino, el bienestar colectivo. Los sistemas aplicados, han permitido un caos constante y un cúmulo de engaños: en lo jurídico, económico y educativo; ha servido para: proteger a los malos gobernantes, escudar a los más corruptos, engañar a un pueblo sumido en la miseria a cambio de dádivas y de sueños frustrados.

Si decidimos ir a una constituyente, debemos tener mucho cuidado. Si nos aventuramos sólo con los mismos actores, partidos y movimientos, no habrá cambio real alguno, sólo habremos cambiado de nombres, con los mismos jefes y patrones. Necesitamos una constituyente incluyente, con gente proba y preparada, que represente a todos los sectores, sin improvisados; con personas que no tengan sesgos, prebendas preconcebidas, ni dueños que los manipulen; no podemos volver a elegir asambleístas sin memoria, que se transforman en políticos obedientes de sus dirigentes, descartando lo que el pueblo les encomienda en las urnas.

Lo fundamental para marcar la diferencia, es discutir los requisitos: debe cortarse las hegemonías centralistas, donde tres o cuatro provincias, conforman la mayoría y toman las decisiones por el abultado número de representantes, es imperativo el equilibrio en la representación de todas las provincias; se requiere que todos los sectores puedan presentar candidatos, sin que sea exclusividad de los partidos y movimientos políticos auspiciarlos; se torna imprescindible que los elegidos representen a sus electores y no a los grupos de poder económico ni político que los auspició, tomando las decisiones socializando en sus respectivas circunscripciones territoriales.

Debemos retomar la República, basada en la trilogía del poder: ejecutivo, legislativo y judicial, fortaleciendo la independencia entre funciones; hay que afianzar la descentralización, cortando la duplicidad de competencias, no como un simple elemento conceptual, sino como esencia del equilibrio para desarrollar todas las provincias; el sistema jurídico y judicial, nunca más deberá tener dueños acomodados desde las otras funciones. Si queremos cosas diferentes, debemos cambiar de representantes y su elección.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com