Internacional Noticias Destacadas

Corea del Sur eleva la alarma al máximo nivel con el aumento de casos de coronavirus

Compartir

SEÚL/SHANGHÁI.- (Por Jane Chung y Emily Chow.- Reuters) – Corea del Sur elevó su alerta sanitaria al nivel más alto el domingo tras un aumento de las infecciones por coronavirus y dos nuevas muertes, mientras que los medios de comunicación estatales de China advirtieron que el brote todavía no ha alcanzado su punto de inflexión a pesar de algunas señales de remisión.

El presidente de Corea del Sur anunció que ponía al país en “alerta roja” debido al rápido aumento de nuevos casos, buena parte de los cuales tienen su origen en una congregación religiosa. Las autoridades sanitarias informaron de 169 nuevas infecciones, llevando el total a 602, habiéndose duplicado entre el viernes y el sábado.

El aumento del nivel de alerta permite al Gobierno enviar recursos adicionales a la ciudad de Daegu y a la provincia de Cheongdo, que fueron designadas “zonas de atención especial” el viernes.

La Agencia de Noticias Yonhap de Corea del Sur informó que la elevación de la alarma también permite al Gobierno forzar la cancelación de actos públicos y ordenar el cierre temporal de escuelas, si bien el ejecutivo no detalló las medidas que podrían tomarse.

En China, las autoridades confirmaron 648 nuevos casos, si bien sólo 18 se produjeron fuera de la provincia de Hubei, el número más bajo desde que las autoridades comenzaron a publicar datos hace un mes y bloquearan amplias áreas del país.

Pero el número de casos siguió aumentando en otros lugares.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, instruyó el domingo a las instituciones estatales para que preparen urgentemente provisiones médicas y redacten un plan integral para frenar la propagación del virus, después de haber notificado 27 casos más el día anterior.

El Departamento de Estado de EEUU elevó su recomendación de viajes al nivel 2 en una escala del 1 al 4 para Corea del Sur y Japón.

La preocupación por el alcance y la rápida propagación del coronavirus también creció en Europa y en Oriente Próximo.

Los casos en Italia, el país más afectado de Europa, se cuadruplicaron hasta los 79 el sábado, con dos muertes registradas.

Irán informó de un total de 43 infecciones, habiéndose producido ocho muertes desde el martes, lo cual ha obligado a algunos de sus países vecinos a anunciar restricciones a los viajes y la inmigración.

La Organización Mundial de la Salud subrayó el sábado que el número de casos fuera de China es todavía relativamente bajo, si bien manifestó su preocupación por la detección de infecciones sin un vínculo claro con China.

La enfermedad se ha propagado a unos 26 países y territorios fuera de China, matando a más de una docena de personas, según un recuento de Reuters. Ha sido fatal en el 2% de los casos notificados, siendo los ancianos y los enfermos los más vulnerables, según la OMS.

El potencial impacto económico del coronavirus fue puesto de relieve en la reunión de los ministros de economía del G20 en Riad, en la que la directora gerente del Fondo Monetario Internacional dijo que el crecimiento de China en 2020 probablemente se reducirá a un 5,6%, 0,4 puntos porcentuales por debajo de sus perspectivas de enero, mientras que el crecimiento global se reducirá en 0,1 puntos porcentuales.

CONTAGIO EN LA IGLESIA

La última vez que Corea del Sur elevó la alerta al máximo fue hace 11 años, durante el brote de gripe A o H1N1.

Muchos de los nuevos casos de Corea del Sur están relacionados con la congregación de la Iglesia Shincheonji de Jesús en Daegu, después de que una mujer de 61 años conocida como “Paciente 31” diera positivo por el virus la semana pasada. La mujer no tenía antecedentes recientes de viajes al extranjero.

Las iglesias católicas de Daegu y Gwangju han suspendido las misas y otro tipo de reuniones, mientras que las iglesias de otras ciudades han visto disminuir su concurrencia el domingo, especialmente entre los ancianos.

“Si la situación empeora, creo que tendremos que tomar más medidas. Actualmente, estamos limitando las reuniones dentro de la iglesia, excepto para la misa”, dijo Song Gi-young, de 53 años, quien llevaba una máscara facial dentro de la iglesia.

Fuera de la iglesia había un cartel que decía: “Todos los seguidores de Shincheonji tienen estrictamente prohibido entrar”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores informó de que a un grupo de surcoreanos a bordo de un avión con dirección a Israel se les había negado la entrada en el país el sábado debido al temor a la propagación del virus.

China informó que el número registrado el sábado de nuevas muertes por el COVID-19, como se conoce la enfermedad causada por el virus, fue de 97, todas menos una de las cuales tuvieron lugar en Hubei.

Ochenta y dos de ellas acaecieron en la capital de la provincia, Wuhan, donde la agencia de noticias Xinhua dijo que se estaban llevando a cabo pruebas de ácido nucleico en los casos atrasados para tratar de contener la propagación.

En total, China ha informado de 76.936 infecciones y 2.442 muertes. La OMS dice que el virus reviste un carácter grave o crítico en sólo una quinta parte de los casos, mientras que es leve en el resto.

TODAVÍA NO HA PASADO LO PEOR

El sábado, Pekín, Zhejiang y Sichuan no registraron nuevas infecciones, lo cual no ocurría desde que se detectó el brote. Las calles de Shanghái mostraban ciertas señales de vida, con algunos cafés sirviendo comida para llevar y familias con máscaras paseando a sus perros.

La televisión estatal instó el domingo a la gente a evitar confiarse en exceso, llamando la atención sobre las personas que se reúnen en áreas públicas y lugares turísticos sin llevar máscaras.

Los analistas han estado atentos a cualquier signo de una segunda oleada de infecciones a medida que se alivian las restricciones al transporte y muchos trabajadores regresan a las fábricas y oficinas. La actividad comercial en la segunda economía más grande del mundo sólo está recuperando la normalidad gradualmente después de los trastornos generalizados.

El ministro de Salud de Japón se disculpó el sábado después de que una mujer a la que se le permitió abandonar el crucero Diamond Princess, afectado por el coronavirus, diera positivo a pesar de haber sido sometido a cuarentena.

Se han notificado al menos 623 casos en el buque, el mayor brote fuera de China, que afecta a más de una docena de nacionalidades.

En Italia se cerraron escuelas y universidades y se aplazaron algunos partidos de fútbol en Lombardía y Véneto, el corazón industrial del país.

Arabia Saudí, Kuwait e Irak han puesto freno a los viajes y a la inmigración desde Irán, mientras que Omán instó el domingo a sus ciudadanos a mantenerse alejados de los países con altas tasas de infección, añadiendo que los provenientes de esas naciones serían puestos en cuarentena.

(Información deEmily Chow desde Shanghái y Jane Chung desde Seúl; información adicional de Lushu Zhang desde Pekín y Kevin Buckland desde Tokio; escrito por Martin Petty; editado por Kim Coghill; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com