Compartir

Loja.- (@srradioEc).-El conflicto social que se ha generado por la compra de terrenos para el proyecto “Jardines de Punzara” fue aclarado, esta mañana, a través de rueda de prensa, en la que participaron los dirigentes de la Cooperativa Minera Once de Julio y las autoridades municipales.

Ausberto Zúñiga, delegado del consejo administrativo de vigilancia de la Cooperativa Minera Once de Julio, explicó que esta entidad se originó en Nambija (Zamora) y con el recurrir de los años se legalizó con un determinado número de socios, de los cuales, ninguno de los que dicen ser socios fundadores y que ilegalmente ocupan los terrenos municipales, constan en la lista.

Zúñiga expresó que con los años se hizo un reglamento interno en el que se establecían líneas claras de funcionamiento del gremio y de los aportes que voluntariamente entregaban para bien de toda la agrupación.

En un inicio lo recaudado lo distribuían entre los socios y luego decidieron que ese dinero se invierta en compra de bienes inmuebles. A decir del delegado de la Cooperativa es allí cuando un grupo de socios decide retirarse.

Con la lista depurada de socios y con los aportes de quienes quedaron dentro de la agrupación se compraron terrenos en Loja y Zamora.

“No le hemos dado representación a nadie para que digan que acoge a 500 socios, los auténticos propietarios somos los socios que constan en la certificación. La compra venta de este terreno es legítima”, reiteró Ausberto Zúñiga.

Esto fue ratificado por la asesora jurídica del Registro de la Propiedad, Karina Campoverde, quien indicó que previo a la compra del bien se revisó el historial del terreno y no registra gravamen alguno, incluso los comparecientes cumplen con los requisitos para este proceso.

El alcalde de Loja recurrirá hasta las últimas instancias legales con el fin de avanzar con el proyecto de vivienda social. Anunció que ha solicitado una audiencia con la Ministra de Gobierno para demostrar, con documentos, que la negociación de compra-venta es legal, respaldará su posición con las fotografías aéreas que poseen desde el año 2014 hasta la actualidad, donde se verifica que no hay posesión alguna dentro del terreno.

Incluso dos concejales viajaron a Zamora con el propósito de revisar los libros de contabilidad y actas en donde constan los socios activos de la Cooperativa, constatando que todo lo actuado está dentro de las normas legales.

El alcalde Jorge Bailón argumentó que la persona que dice ser la representante del grupo de disidentes puede ser considerada como una traficante de tierras y nunca ha sido socia de la Cooperativa Once de Julio, lo que hace con este grupo es engañarles con el único fin de beneficiarse en forma personal, pues el hijo de la implicada gerencia una empresa que está en liquidación.

Este conflicto tiene paralizadas las obras en el terreno, sin embargo, el proyecto Jardines de Punzara cuenta ya con los estudios aprobados y se tiene firmado un contrato para la apertura de calles. La autoridad cantonal solicitó a los beneficiarios del proyecto continúen presionando para que la Fiscalía se pronuncie.