Internacional

Condenan a 25 años de prisión al asesino de una estrella de internet en Pakistán

Compartir

Islamabad.- (EFE).- Un tribunal paquistaní condenó este viernes a 25 años de cárcel al hermano y asesino de la joven Qandeel Baloch, estrella de internet por los vídeos que subía a las redes, en un “crimen por honor” que llevó al Gobierno a cambiar la ley en 2016.

“El juez Imran Shafi del Tribunal Modelo de Multan sentenció a Muhammed Wasim a cadena perpetua (25 años) y absolvió a otros cinco acusados”, dijo a Efe un portavoz de la corte, Muhammed Ramzan.

La fuente indicó que entre los absueltos se encuentra un hermano de la asesinada y que otro más fue declarado fugitivo ya que escapó a Arabia Saudí y no se presentó ante el tribunal.

El importante clérigo Mufti Abdul Qavi también fue absuelto de participar en el crimen y sus seguidores lo celebraron arrojando pétalos de rosa a su salida de la corte.

Wasim drogó y estranguló a Qandeel en julio de 2016 por deshonrar el nombre Baloch -su casta- “por los vídeos vulgares y declaraciones” que colgaba en las redes sociales, según su propia confesión en una rueda de prensa, que más tarde retiró para declararse inocente.

La joven, de 26 años en el momento de su muerte, se hizo popular en el país asiático por publicar vídeos en redes sociales como Facebook, donde contaba con 730.000 seguidores, en los que bailaba y cantaba con ropas sugerentes, rompiendo tabúes en la conservadora sociedad paquistaní.

Para los segmentos más liberales de la sociedad, Baloch representaba una inspiración debido a sus planteamientos desinhibidos y feministas, mientras que otros sectores más conservadores la criticaban por ello.

Los llamados “crímenes de honor” son muy habituales en el Sur de Asia y suelen implicar a familiares que a través del crimen vengan lo que consideran una afrenta que contraviene la conservadora moral tradicionalista.

Según datos de la ONG Comisión de Derechos Humanos de Pakistán (HRCP), entre 2004 y mayo de 2018 se registraron en el país 17.628 crímenes de honor, si bien se cree que la cifra real podría ser mucho más alta debido a la falta de denuncias y a que en muchos casos son cometidos por familiares cercanos.

Tras el asesinato de Baloch, el Gobierno paquistaní aprobó en octubre de 2016 una ley que prohíbe los perdones de los familiares de las víctimas en este tipo de delitos, un agujero legal con el que muchos hombres quedaban libres tras matar a una mujer, en general una hermana o una esposa.

A pesar de ello, los padres del asesino y la asesinada pidieron al tribunal este agosto que retirara los cargos contra Wasim porque le habían perdonado, petición que fue rechazada.

Además, la ley estableció una pena obligatoria de 25 años de prisión para aquellos que cometan estos crímenes y la creación de vías rápidas en los tribunales.

Sin embargo, grupos de derechos humanos y activistas advierten de que la ley ha tenido poco impacto a la hora de poner freno a estos crímenes.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com