Noticias Locales

¿CÓMO IDENTIFICAR A LOS CORRUPTOS?

Compartir

Patricio Valdivieso Espinosa
pavevaldivieso@hotmail.com

La corrupción, avanza todos los días a pasos agigantados, y muchos ya se han convencido que no hay forma de detenerla o combatirla, y prefieren hacerse los desentendidos o unirse a ella. La corrupción, es tan suspicaz, que parecería que: se desplaza en las sombras, porque nadie la ve; se vuelve invisible para los órganos de control y fiscalización, porque siempre la absuelven; y, al mejor estilo del gánster: compra conciencias, siembra el temor y maneja los hilos del poder a su antojo. La corrupción, ha ganado tanto espacio, que, en la mayoría de los casos, nos pone los gobernantes que puede manipular, para luego utilizarlos y acrecentar sus dominios, incrementar sus desaforadas fortunas y mantener sus espacios de generación en generación.

Realmente, todos sabemos que no es cosa del otro mundo identificar a los capos de la corrupción: por lo general rondan por donde están los grandes capitales; construyen un círculo herméticamente cerrado; y, crean sus propios candidatos. Tampoco es difícil detectar a los acólitos, son quienes cínicamente por guardar el puesto pierden hasta la decencia; en las instituciones públicas, son tan evidentes, que tienen los mismos proveedores, aunque a veces los disimulan con las proformas perdedoras, pero terminan ganando la adjudicación de jugosos y manipulados contratos; así como también, utilizando coartadas pactadas, llenan las bodegas de stock, más allá de las necesidades reales de la entidad.

De la misma forma sucede con los dramaturgos de las grandes ligas rodeadas de sobornos que han perdido hasta la vergüenza, cuando vemos que, escogidas constructoras exclusivas son contratadas consecutivamente y sin reparo alguno, pues con mucha facilidad terminan una obra y se adueñan de otra, o inician con tanta seguridad los trabajos sin haber legalizado todavía el contrato. Viven en la opulencia, despilfarran capitales sucios para comprar conciencias; por eso, con los que les endosan y firman los contratos, los que les alcahuetean la fiscalización, los que agilitan el pago y los que encubren el control, se vuelven súper regalones; pero, en lo único que son austeros e incluso tramposos, es en el pago a los empleados y trabajadores que no se prestan para la corruptela.

Identificar la corrupción y apuntar a los corruptos, debería ser tarea de todos quienes aún forman parte de la reserva moral de nuestra sociedad, no es imposible visibilizarlos; es doloroso, inclusive, pueden estar en nuestro entorno cercano, siendo oportuno preguntarnos: ¿quiénes son? Son aquellos que gastan más de lo que ganan honestamente, sin justificar de donde proviene el dinero; son aquellos que rondan las instituciones como si fueran empleados de planta y no requieren audiencia para hablar con la autoridad, pasan como Pedro en su casa. Si no hacemos nada y seguimos guardando silencio, seguirán haciendo de las suyas, y seremos corresponsables del futuro incierto de las generaciones venideras.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com