Política

Comisión de Biodiversidad visitó la Amazonía en el marco del pedido de declaratoria de interés nacional

Compartir

Cuyabeno.- La Comisión de Biodiversidad y Recursos Naturales cumplió una amplia agenda de trabajo en la Amazonía, en el marco del análisis al pedido del Presidente de la República de declarar de interés nacional la explotación petrolera de los bloques 31 y 43.

En el recorrido participaron también Marcela Aguiñaga, segunda vicepresidenta de la Asamblea Nacional; Germán Ledesma, miembro del Consejo de Administración Legislativa (CAL); Lorena Tapia, ministra de Ambiente y Pedro Merizalde, ministro de Recursos Naturales No Renovables.

Los asambleístas se trasladaron por helicóptero hasta el Campo Edén Yuturi, una central de procesos de Petroamazonas, ubicada fuera del Parque Nacional Yasuní, hasta donde llegaría el petróleo que se extraiga del ITT para su procesamiento, en caso de aprobarse el pedido del Ejecutivo.

En este lugar, los legisladores recorrieron la planta de procesos y visitaron la sala de control, en donde se encuentra el cerebro de las operaciones y el centro de distribución de energía. Guido Abad, gerente de Salud, Seguridad y Ambiente de Petroamazonas, explicó que la empresa estatal ha implementado procesos del más alto nivel para garantizar el menor impacto ambiental y social con sus operaciones.

En ese sentido, señaló que hoy se aprovecha el gas que sale con el petróleo para generar los 46 megas de energía que la planta necesita para operar, mientras que antes éste era quemado, generando contaminación.

Posteriormente, la comitiva realizó un sobrevuelo por el bloque 31 hasta llegar a Tiputini, perteneciente al cantón Aguarico, en cuyo municipio se llevó a cabo la Sesión No. 16 de la comisión, que recibió a Andrés Manchoa, de la comunidad Llanchana; Eduardo Guevara, de la Mesa de Jóvenes de Tiputini y Franklin Cox, alcalde del cantón Aguarico, quien señaló que “al día siguiente de la firma del decreto 74 del Presidente de la República, yo envié una carta aplaudiendo su decisión y la envié porque en el año 2010 nosotros, reunidos en una asamblea cantonal, habíamos decidido apoyar cualquiera de las dos propuestas”.

El burgomaestre explicó que dicha asamblea decidió apoyar la decisión del Presidente de la República, en razón de que su cantón requiere cinco obras fundamentales: la construcción de un hospital cantonal, la interconexión con la energía que se genere del Proyecto Coca Codo Sinclair, porque hasta ahora esta localidad solo cuenta con la energía de generadores térmicos; un sistema de transporte fluvial con lanchas rápidas que sea asequible para los pobladores; la construcción de un aeropuerto para transportar a las personas que requieren de atención médica urgente; y, el desarrollo de proyectos productivos para el cantón.

Luego la domisión se trasladó a la comunidad del milenio Playas de Cuyabeno, proyecto financiado con el 12% de excedentes petroleros a través de Ecuador Estratégico, en donde se realizó la Sesión No. 17 luego de un recorrido por el lugar. En este sitio, los asambleístas pudieron constatar el estado de la obra, que está a pocos días de ser entregada.

Édison Proaño, gobernador de Sucumbíos, indicó que se trata de una comunidad asentada sobre un terreno pantanoso, lo cual dificultó mucho la obra, pese a lo cual hoy cuenta con los servicios básicos: agua potable, alcantarillado, energía eléctrica y comunicación prestados por la empresa pública CNT (telefonía fija, telefonía celular, internet y televisión).

Además, explicó que el complejo cuenta con un coliseo, mercado, áreas recreativas y una Unidad Educativa del Milenio con capacidad para 300 estudiantes, que presta el servicio de educación inicial, básica y bachillerato y que atenderá no solo a niños y jóvenes de las familias que habiten en Playas de Cuyabeno, sino de los alrededores.

Para este fin, se ha creado un internado con capacidad para 120 estudiantes, con comedor propio y un sistema de recorridos por lanchas rápidas para los niños y jóvenes que no quieran permanecer en el internado.

La comisión recibió a Héctor Noteno, presidente de la Junta Parroquial de Cuyabeno y a Berselino Noteno, presidente de la comunidad Playas del Cuyabeno, quien señaló “nunca más, nosotros como comunidades, vamos a permitir que nos tengan marginados y sin acceso a la educación como lo quieren tener en el Yasuní.

El vivir desnudo no significa cultura, significa pobreza; el vivir analfabeto no significa cultura, eso es pobreza y es menester que los recursos no renovables sigan saliendo por el desarrollo social de nuestro país y de todas las comunidades de este rincón patrio”.

La comunidad Playas de Cuyabeno es un proyecto que cuenta con 68 casas de 104 metros cada una, construidas en materiales termoacústicos como paredes de hormi2, techo de tres láminas con polietileno en el centro, lo cual lo convierte en aislante del ruido y el calor; y piso de WPC, que tiene la apariencia de madera, sin embargo, es resistente a las condiciones climáticas de la Amazonía.

Como actividad final, la comitiva realizó un sobrevuelo por el proyecto Pañacocha para conocer cómo funciona un modelo extractivo de bajo impacto, en el que se puede alcanzar grandes niveles de producción, con una infraestructura que se instala en lugares relativamente pequeños y que permite una rápida y completa regeneración del lugar una vez concluidas las actividades de extracción.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com