Internacional Noticias Destacadas

Caen dos de los chavistas que EE.UU. puso en la lista negra del narcotráfico

Compartir

CARACAS.- (Por. Daniel Lozano.- lanacion.com).- Dos de cinco. Con la inminente entrega en Madrid de Hugo “El Pollo” Carvajal y la ya realizada en Colombia por Clíver Alcalá Cordones, valorados en 10 millones de dólares por la Administración para el Control de Drogas (DEA), ya cayeron dos de los cinco principales venezolanos que Estados Unidos acusó de narcoterrorismo y corrupción.

La lista negra sigue encabezada por los tres principales acusados de liderar el llamado Cartel de los Soles: Nicolás Maduro , Diosdado Cabello y Tareck El Aissami. Las autoridades estadounidenses ofrecen 15 millones de dólares por cualquier información que conduzca a la captura del jefe revolucionario, mientras que por Cabello -líder radical del chavismo- y por El Aissami -vicepresidente económico- se garantizan otros 10 millones.

Fuentes de la oposición venezolana en Madrid confirmaron a LA NACIÓN que Carvajal, exjefe de la inteligencia revolucionaria con Hugo Chávez y Maduro, habría movido sus hilos para entregarse a las autoridades estadounidenses. De esta forma se llevaría a cabo la orden de extradición dictada por la Audiencia Nacional de España.

Según la periodista venezolana Ibéyise Pacheco, Carvajal habría contactado con el Centro Nacional de Inteligencia español (CNI) para que ejecutaran su entrega a la DEA y ésta organizara el vuelo hacia Estados Unidos.

Ismael García, diputado opositor en el exilio y quien fue el principal detractor del Pollo Carvajal, también confirmó la noticia. “Maduro prepárate, prepárate Diosdado! Y todos los que forman parte de esa banda criminal”, subrayó el parlamentario, quien en los últimos meses proporcionó información del Cartel de los Soles a autoridades judiciales de Miami y Nueva York.

El operativo sería similar al realizado ayer por el exmayor general Alcalá, quien mantuvo una estrecha relación de amistad con Chávez. Alcalá decidió -tras conocerse la acusación en su contra- entregarse a la DEA y así se lo hizo saber de inmediato a la inteligencia colombiana.

Alcalá subió a las redes un video de despedida antes de embarcarse en dirección a Nueva York: “Me despido por un tiempo. Enfrento mis responsabilidades de mis actuaciones con la verdad, con la verdad no ofendo ni temo. Los quiero mucho y espero con todo amor para que sepan que voy a hacer lo que siempre he hecho en mi vida militar, en mi vida de soldado: ir por el camino correcto”. En su círculo más cercano se asegura que se ofreció como testigo en la causa que se sigue contra Maduro.

Ambos militares, de gran peso en las dos décadas del régimen chavista, ya no formaban parte de la élite del movimiento, enfrentados sin contemplaciones con Maduro y su camarilla. Alcalá declaró, luego de que días atrás las autoridades colombianas incautaron un alijo de armas, que tenía la intención de levantarse contra el Palacio de Miraflores.

“En este momento ya hay gente que está facilitando información para la captura de Maduro”, adelantó el expreso político Iván Simonovis, uno de los principales enlaces del líder opositor y presidente encargado Juan Guaidó con la administración de Donald Trump.

Más allá de estas primeras consecuencias, el chavismo reaccionó como acostumbra ante las sanciones y órdenes de captura llegadas desde Estados Unidos.

“Seguimos rodilla en tierra ante los ataques imperiales que promueve el gobierno de Trump contra el pueblo de Venezuela y sus instituciones democráticas”, arengó el comandante Remigio Ceballos, número dos del Ejército detrás de Vladimir Padrino López, quien también figura en la lista de la DEA. En total son 14 los jerarcas del chavismo incriminados por narcoterrorismo y corrupción.

“¡Máxima moral hay aquí!”, respondió por su parte Maduro, quien definió las acusaciones como falsas, “colocando precio a la cabeza de revolucionarios que estamos dispuestos a combatirlos en todos los terrenos y seguirlos derrotando”.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com