Nacionales

Boletos a Quito se compran hasta dos días antes del viaje

Compartir

(Diario EL UNIVERSO).- Como entrega sus confecciones textiles en Guayaquil, Kléber Ashca, de 31 años, debe viajar cada semana desde Quito hasta esta ciudad, y viceversa. Hasta inicios de año, cuando el aeropuerto capitalino estaba en el área metropolitana, combinaba sus traslados en avión o carro.

Su rutina, sin embargo, varió desde que la terminal aérea se fue a Tababela, en febrero. A partir de ese momento, dice, optó por venir en bus y regresarse así mismo. “De donde vivo al aeropuerto se toma hora y media, más la espera, se complica. Por eso, mejor me sale venir en bus”, afirma Ashca.

Este comerciante es uno de los usuarios que ha recurrido al uso frecuente de buses y que ha generado un aumento en la demanda de espacios en la ruta.

Desde febrero, cuando abrió el nuevo aeropuerto Mariscal Sucre, hasta junio, hubo 178.950 pasajeros viajando de Guayaquil a Quito por buses, 4.654 más que en igual periodo del 2012, según la Fundación Terminal Terrestre.

Actualmente, siete cooperativas de transporte ofrecen el servicio, con escala o directamente desde Guayaquil. Y quienes atienden la venta de boletos señalan que cada vez hay más optando por viaje terrestre, al punto que unos se anticipan a comprar hasta con dos días.

Diego Alvarado, empleado privado de Guayaquil que va por negocios cada quince días a la capital, está entre los que prefieren comprar con uno o dos días de anticipación. “Me ha tocado que en el mismo día de salida no he encontrado boletos, porque la afluencia de personas parece mayor”, sostiene el ejecutivo, que ha decidido ir menos en avión desde que sufrió atrasos en vuelos a Tababela.

Si bien las frecuencias otorgadas hacia Quito se mantienen desde Guayaquil, hay cooperativas que en determinados días usan unos turnos que antes no ocupaban y que implica sumar unidades para la demanda.

Richard Vásquez, encargado de la venta de boletos de la cooperativa Panamericana, explica que han sumado un bus extra para ir a Quito o Esmeraldas por la noche, dependiendo la demanda de viajeros.

En cambio, la cooperativa San Cristóbal adiciona entre dos y tres buses para los servicios de fines de semana. “Anteriormente los carros llenos se iban los fines de semana y entre semana con 30 o 35 pasajeros. Ahora van llenos (con 42)”, sostiene Carlos Gordillo, de esa cooperativa.

La mayor demanda de boletos están en la noche, pues los servicios son directos, con costos que van de $ 10 a $ 12. En Transportes Ecuador, que tiene una oficina en la Terminal y una estación fuera de esta, el flujo de viajeros es representativo, sobre todo viernes y sábado.

Allí acude con frecuencia Mónica de Cárdenas, quien siente que los buses acogen a más personas que antes viajaban por avión. “Antes, ciertas personas no iban en bus. Ahora ya se ve gente que va por negocios”, dice la mujer que vive en Guayaquil y va por asuntos laborales a la capital.

Competencia

Transportes Ecuador es la cooperativa que más pasajeros movió en el primer semestre (60.145), seguido de Flota Imbabura (51.021) y San Cristóbal (40.225).

Ahora hay que venir más temprano a asegurar el boleto porque si uno viene a comprar en la noche, ya no hay nada porque está lleno de gente”, Juan Alcívar, viajero de la ruta Guayaquil-Quito.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com