Internacional Noticias Destacadas

Aumentan los temores de una guerra en Gaza tras docenas de cohetes y bombardeos

Compartir

Jerusalén.- (EFE).- Aumentan los temores de guerra entre Israel y milicias palestinas en Gaza tras una nueva escalada de tensión, la segunda en pocas horas, en la que más de 200 cohetes se han disparado desde la franja a territorio israelí, lo que ha supuesto una contundente respuesta del Ejército sobre el enclave.

En torno a las 16.44 hora local (14.44 GMT) el Ejército israelí comenzó una cadena de alertas por lanzamiento de cohetes que se mantiene hasta ahora, y se informa de la activación de las sirenas antiaéreas en las comunidades periféricas a Gaza, pero también en zonas a decenas de kilómetros del enclave como Hebrón, en el territorio ocupado de Cisjordania, o el Mar Muerto.

“Es inaceptable”, manifestó en rueda de prensa telefónica el portavoz militar israelí, teniente coronel Jonathan Conricus, que cifró en 200 los disparos de proyectiles contra Israel en tres horas y de los que responsabilizó al movimiento islamista palestino Hamás, que se hizo con el control de la franja en 2007, cuando comenzó el bloqueo.

De los disparos, 60 han sido interceptados por el sistema de defensa aéreo israelí Cúpula de Hierro, muchos han caído en áreas abiertas y otros han hecho impacto en zonas urbanas, en algunos casos, en viviendas y otras instalaciones civiles.

El militar destacó que además de los proyectiles, las milicias palestinas dispararon un misil antitanque contra un “autobús civil” que transitaba por territorio de Israel muy cerca del límite con Gaza y en el que resultó herido de gravedad un soldado israelí de 19 años de edad.

Conricus calificó este ataque como “más detallado, más preciso, con un nivel diferente de sofisticación”, “muy diferente al del cohete”.

Al menos nueve israelíes más han sido atendidos por los servicios de emergencia en diferentes localidades por heridas de metralla o ataques de ansiedad.

El portavoz militar israelí aseguró que la fuerza aérea seguía sobrevolando Gaza, donde se han bombardeado al menos 30 objetivos militares de los grupos islamistas Hamás y Yihad Islámica, los más significativos del enclave.

Tres palestinos han muerto en los ataques y otros tres han resultado heridos, según fuentes médicas de la franja.

Los dos primeros muertos fueron identificados por medios palestinos como miembros de las Brigadas de Alí Mustafá, brazo armado del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP).

El tercero era Hamad al Nahal, de 23 años, un miliciano del brazo armado de la Yihad Islámica, Saraya al Quds, según indicó esta milicia en una nota.

Fuera del enclave, la Policía israelí realiza una evaluación de seguridad y mantiene “la alerta alta”.

Artificieros policiales tuvieron que desactivar algunos cohetes que cayeron sin explotar en las ciudades israelíes de Sderot, Ofakim, Ashkelon y otras zonas.

La escalada de violencia, de la que se han responsabilizado todas las organizaciones palestinas en la franja en un comunicado firmado por el Centro de Operaciones Conjunto de las Facciones Palestinas, siguió tras unas horas de calma entre las milicias e Israel, después de que anoche se disparara la alerta en la región.

Siete milicianos palestinos y un oficial israelí murieron anoche en un tiroteo en el sur de la franja, adonde se había infiltrado un comando de las fuerzas especiales israelíes.

“Hamás ha llevado la situación al límite por la presión del grupo armado Yihad Islámica”, dijo a Efe el analista de seguridad y antiguo alto cargo en la Inteligencia militar del Ejército israelí Eran Lerman.

“La situación está fuera de control ahora mismo”, remarca Lerman, quien considera que el Gobierno israelí, que por el momento guarda silencio, “no puede permitir el ataque contra la población civil de su territorio”.

“Israel había dado oportunidades a Hamás para evitar entrar en un conflicto a gran escala”, pero “esta actitud es totalmente irracional, al margen del suicidio”, alertó.

El enviado especial de la ONU para el proceso de paz, Nicolay Mladenov, reveló que “la ONU trabaja de cerca con Egipto y todas las partes involucradas para asegurarse de que Gaza se aleja del abismo” y advirtió de que la escalada “es extremadamente peligrosa y temeraria. Los cohetes deben parar, todos deben mostrar contención”.

El asesor para negociaciones internacionales de la Casa Blanca, Jason Greenblatt, pidió condenar la violencia contra Israel, que, según afirmó, “ha sido de nuevo forzado a entrar en una acción militar para defender a sus ciudadanos”.

Mientras el primer ministro, Benjamin Netanyahu, aborda la crisis en una reunión de emergencia con la cúpula de seguridad, el portavoz militar anunció el refuerzo de la presencia de tropas en la periferia de Gaza y el aumento de la capacidad defensiva del sistema Cúpula de Hierro y de los servicios de inteligencia.

Related Posts