Notas Curiosas

Alarmante hundimiento de tierras en Irán, incluso en Teherán

Compartir

(Por MEHDI FATTAHI,Associated Press).- TEHERÁN, Irán (AP) — Hay fisuras en las carreteras y grandes agujeros en el interior, sus fauces visibles desde el aire, reflejo de algo que las autoridades ya admiten abiertamente: Los alrededores de Teherán se están hundiendo.

Una sequía que lleva 30 años y el excesivo bombeo de agua subterránea han resecado estas tierras y generado su hundimiento. El fenómeno es visible para los satélites y para cualquiera que camina por esos lugares. Las autoridades dicen que la subsidencia (hundimiento de la tierra) plantea un serio peligro para el país, donde las protestas en torno a la escasez de agua han derivado en episodios de violencia.

“La subsidencia es un fenómeno destructivo”, expresó Siavash Arabi, del departamento de cartografías de Irán. “Su impacto no se siente de inmediato, como el de un terremoto, pero puede provocar cambios graduales destructivos”.

Mencionó “la destrucción de las tierras de cultivos, las fisuras en la superficie de la tierra, los daños en áreas urbanas, los sistemas de desagüe, fisuras en las carreteras y daños en las cañerías de agua y gas natural”.

Teherán, que se encuentra 1.200 metros (3.900 pies) sobre el nivel del mar, en un altiplano de los Montes Elburz, ha crecido rápidamente en los últimos 100 años y es hoy una pujante ciudad de 13 millones de habitantes en su zona metropolitana.

Toda esa gente consume enormes cantidades de agua en una meseta semiárida, en un país donde cayeron apenas 171 milímetros (6.7 pulgadas) de agua de lluvia el año pasado. La dependencia de los acuíferos subterráneos hace que se bombee cada vez más agua salada.

“La superficie contiene agua y aire. Cuando bombeas agua de capas subterráneas, quedan espacios vacíos”, dijo Arabi a The Associated Press. “Gradualmente, la presión de arriba hace que se peguen partículas de tierra, lo que produce el hundimiento de terrenos y el surgimiento de fisuras”.

Ha habido poca lluvia y nieve que llenen los acuíferos. En la última década Irán ha sufrido la sequía más intensa y prolongada en más de 30 años, de acuerdo con la Organización para los Alimentos y la Agricultura de las Naciones Unidas. Se calcula que el 97% del país ha sufrido sequías de distinto grado, de acuerdo con la Organización Meteorológica de Irán.

Esto provocó a su vez los agujeros y fisuras que se ven alrededor de Teherán.

Las autoridades dicen que perciben una subsidencia anual de 22 centímetros (8,6 pulgadas) cerca de la capital, cuando lo normal sería no más de tres centímetros (1,1 pulgadas) por año.

En otras partes del país se registraron cifras más altas todavía. En el occidente del país hay agujeros de hasta 60 metros (196 pies) de profundidad.

Esas cifras coindicen en buena medida con las detectadas en un estudio de científicos del Centro de Investigaciones de Geociencias GFZ de Postdam, Alemania, publicadas en la revista Nature y aceptadas por la revista Remote Sensing of Environment. En base a imágenes de satélite tomadas entre el 2003 y 2017, los científicos calcularon que la zona de Teherán se hunde 25 centímetros (9.8 pulgadas) anuales.

Sea como sea, esas cifras son alarmantes, según los expertos.

“En los países europeos, un hundimiento de 4 milímetros (0,15 pulgadas) ya es considerado una crisis”, manifestó el activista iraní Mohammad Darvish.

El hundimiento se percibe en el barrio Yaftabad del sur de Teherán, próximo a tierras de cultivo y a pozos de agua. Hay fisuras en las paredes y debajo de las ventanas, y roturas en las tuberías del agua. Los residentes temen que se puedan venir abajo edificios mal construidos.

El hundimiento amenaza infraestructura vital, como el Aeropuerto Internacional Imán Jomeini. Científicos alemanes creen que la tierra debajo del aeropuerto se hunde 5 centímetros (1,9 pulgadas) por año.

También se encuentran en terrenos que se hunden la refinería de petróleo de Teherán, una carretera clave, fábricas de automóviles y líneas férreas, de acuerdo con Ali Beitollahi, ministro de Carreteras y Transportes.

“El nivel (de hundimiento) es muy alto y muchas veces se da en zonas densamente pobladas”, expresó Masoud Shafiee, director del departamento de cartografías de Irán. “Se da cerca de infraestructuras importantes, como aeropuertos, algo que consideramos una gran prioridad”.

Parte del problema es el uso ineficiente del agua para los cultivos, que representa el 90% del agua que se consume en el país, según expertos.

La crisis “obedece a décadas de sanciones agravadas por malos manejos políticos”, afirmó Gabriel Collins, del Instituto Baker de la Universidad Rice.

Related Posts

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com