Política

Sede la OEA debe estar en un país que haya firmado el Pacto de San José reitera el Jefe de Estado

Compartir

sr.correaoeaGuayaquil (Guayas).- El Presidente Rafael Correa reiteró la posición ecuatoriana de que la sede de la Organización de Estados Americanos, OEA, esté en un país que haya suscrito el Pacto de San José.

En un conversatorio con la prensa de Guayaquil, el Mandatario cuestionó que la Comisión de Derechos Humanos CIDH esté financiada en su mayor parte por Estados Unidos y por Europa y tenga sede en Washington cuando no ha ratificado el Pacto de San José, que es el sustento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH).

El Mandatario sostuvo que por denunciar estos hechos se ha acusado a Ecuador de querer destruir el Sistema Interamericano de Derechos Humanos y explicó que la propuesta del cambio de sede a un país que haya ratificado la Convención Interamericana de Derechos Humanos fue presentada por nueve países y aunque no se tiene mayoría para lograrlo, se está creando consciencia.

Algún día la historia recordará que un país pequeño como Ecuador alzó su voz dignamente para denunciar tanta doble moral, pese a una prensa corrupta que por hacerle daño a su Gobierno quería ocultar estas cosas, refirió.

Según el Presidente Correa, la OEA no puede continuar en Washington cuando practica el criminal bloqueo a Cuba, más aun cuando este aspecto incumple precisamente la Carta Interamericana de Derechos Humanos.

“Y si estas cosas no se arreglan hay que crear algo nuevo, mejor y nuestro como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y El Caribe, CELAC, o un Sistema Interamericano de Derechos Humanos a nivel de UNASUR, ya basta de neocolonialismo”, comentó al revelar que el año pasado el Gobierno Nacional tuvo 15 denuncias en la CIDH de pseudo organizaciones que acusaron de atentar contra los derechos humanos.

“La historia nos juzgará porque tenemos el alma y la conciencia limpias. Basta de doble moral, no puede la OEA estar en el país que mantiene un criminal bloqueo a Cuba, ni la CIDH estar financiada y tener la sede en un país que no reconoce a la CIDH, es una vergüenza”, finalizó. MNC/El Ciudadano.

Related Posts