SR Radio

Provincia de Loja

PROVINCIA DE LOJA:

Norte:        Azuay y el Oro
Sur:        Límite internacional con el Perú
Este:        Zamora Chinchipe
Oeste:    Límite Internacional con el Perú

CONDICIONES DEMOGRÁFICAS:
Indígena            3,8%
Mestizo                 86,5%
Blanco            7,0%
Negro                0,3%
Mulato            2,4%
Emigración Hombre             52,5%
Emigración mujer             47,5%
Población alfabeta             93,1%
Población analfabeta    6,9%

CLIMA:
Posee un clima predominante, que varia entre tropical sabana y mesotérmico húmedo y semihúmedo; existen sitios con clima de páramo, localizados en las zonas de mayor altitud.
Al sur de la provincia se encuentra sectores áridos y secos en las proximidades con Perú.
La temperatura promedio es de 16º grados centígrados.

CANTONES DE LA PROVINCIA DE LOJA:

CALVAS:
Fue creado en base a la población de Cariamanga –que es su cabecera- cuyo nombre original fue Calvas y constituía uno de los pueblos ancestrales que se incorporaron al imperio incaico a raíz de la invasión del Túpac-Yupanqui.
En 1546, al iniciar la conquista del Reino de Quito, Gonzalo Pizarro llevó a cabo su fundación española, y poco tiempo después fue integrada al antiguo corregimiento de Loja.
Su nombre significa “Olla de Oro” y e una bonita población situada al sur de la provincia, a 2.165 msnm, en la pequeña hoyada que forman los cerros La Huaca y Yarunumi.
Fue cantonizada por la Ley de División Territorial de Colombia del 25 de junio de 1824, y ratificada posteriormente el 14 de octubre de 1863, durante el primer gobierno constitucional del Dr. Gabriel García Moreno.
En ella se celebran anualmente varias ferias a las que asisten comerciantes de diferentes regiones del país y especialmente del Perú, quienes realizan importantes negociaciones e intercambios de productos.
Basa su economía principalmente en la agricultura, y durante todo el año mantiene un comercio y un activo intercambio de productos con las poblaciones fronterizas del Perú. Cuenta con minas de oro, cobre y sal, que no han sido explotadas de manera correcta.

CATAMAYO:
Inicialmente fue parroquia del cantón Loja, al que perteneció hasta el 18 de mayo de 1981, en que el Presidente de la República, Ab. Jaime Roldós Aguilera, sancionó el decreto de su cantonización que fue publicado en el Registro Oficial Nº 445 del 22 de mayo del mismo año.
Su cabecera es la población del mismo nombre, conocida también con el nombre de La Toma, que nació el 24 de mayo de 1931 a base de la unión de los pequeños caseríos La Toma y Trapichillo.
Posiblemente fue asentamiento indígena en la época de la conquista, pues aparece en los mapas del antiguo Reino de Quito del Padre Juan de Velasco.
Se encuentra situada al oeste de la ciudad de Loja, a 1.457 msnm; y, tiene una gran importancia porque en ella funciona el aeropuerto “Camilo Ponce Enríquez” que da servicio a la ciudad y provincia de Loja, como Zamora Chinchipe.
El Cantón Catamayo está integrado por las parroquias rurales El Tambo, Guayquishuma, San Pedro de la Bendita y Zambi.

CELICA:
El nombre de este cantón se debe a ese inclaudicable conquistador como lo Sebastián de Benalcázar, quien al encontrarse sorprendido por los pintorescos paisajes que lo rodeaban, plácidamente invitó a sus compañeros de aventura a bautizar ese paraíso con el nombre de Celica que significa “Celestial” o “Puertas del Cielo”.
La ciudad de Celica cabecera del cantón, se encuentra asentada sobre las faldas del Pucará al suroeste de la provincia, y fue fundada en el año 1783 por el cura párroco Sr. Manuel Carrión.
La población fue creciendo gracias al impulso y al trabajo de sus habitantes hasta lograr convertirse en una de las más pujantes y prósperas de la región, razón por la cual, el 12 de diciembre de 1878, el gobierno del Gnral. Ignacio de Veintemilla expidió el decreto de su cantonización, que entró en vigencia el 1 de enero del año siguiente.
El cantón está integrado por las parroquias rurales de Cruzpamba (Carlos Bustamante), Sabanilla y San Juan de Pozul.

ESPINDOLA:
Creado el 27 de abril de 1970, en cantón se extiende en una región montañosa al sureste de la provincia y es fronterizo con la República del Perú.
Goza de un clima subtropical seco y su producción agrícola gira alrededor del maíz, la yuca, la caña de azúcar, el café y algunos frutales.
Tienesu cabecera en Amaluza población que el Padre Juan de Velasco consigna en su mapa del antiguo Reino de Quito, por lo que debe haber sido asentamiento indígena que ya existía en época de la conquista.
Su fundación española la realizó Fray Bartolomé de las Casas, en uno de sus viajes entre Panamá y Lima.
El cantón está integrado además por las parroquias rurales Bellavista, El Ingenio, Jimbura, Santa Teresita y 27 de Abril.

GONZANAMÁ:
La población e levanta sobre asentamientos indígenas que ya existían desde épocas anteriores a la llegada de los Incas.
Inicialmente fue parroquia rural del cantón Loja, al que perteneció hasta el 27 de septiembre de 1943, en que el gobierno del Dr. Carlos Alberto Arroyo del Río expidió el decreto de su cantonización.
Está integrado además por las parroquias rurales: Changaimina, Nambacola, Purunuma, Sacapalca y San Antonio de las Aradas.

LOJA:
Fue creado el 25 de junio de 1824 de acuerdo con la Ley de División Territorial de Colombia expedida por el Gral. Francisco Paula Santander. Su cabecera es la ciudad de su mismo nombre, y en la actualidad está integrado también por las parroquias rurales de Chquiribamba, El Cisne, Gualel, Jimbilla, Malacatos (Valladolid), San Lucas, San Pedro de Vilcabamba, Santiago, Taquil (Miguel Riofrío), Vilcabamba (Victoria) y Yangana (Arsenio Castillo).

MACARÁ:
La población –levantada a orillas del río de su mismo nombre, en la frontera con el Perú- es una de las más antiguas de esta región.
Posiblemente fue asentamiento indígena en época de la conquista, pues el padre Juan de Velasco ya la consigna en su mapa del Reino de Quito.
En los primero años de la República el asentamiento poblacional se reducía a varias casuchas diseminadas en vario puntos de la zona, hasta que en el año 1837 llegó a la región el Gral. Juan Otamendi, patriota y héroe de la independencia, quien comprendiendo que había los elementos necesarios, se empeñó en la empresa de formar un pueblo.
“Con la singular tenacidad del hombre de guerra, lo que era un asentamiento tradicional, en poco tiempo se convirtió en un alegre poblado, con todos los requerimientos físicos y administrativos para hacer una vida social intensa. Macará adquiere vida dentro de un territorio áspero y bravío y por primera vez se observa un vecindario cohesionado y listo para acometer grandes empresas”. (P. y A. Costales.- Otamendi, el centauro de Ebano P. 138).

PALTAS:
Desde los primeros años del Reino de Quito sus territorios fueron conocidos con el nombre de “Tierra de los Paltas2, y estuvieron habitados por las bravas comunidades indígenas de sus mismo nombre.
El cantón nace de la población Catacocha –que es su cabecera-, cuyos orígenes son muy interesantes según una leyenda.
En esa región existía antiguamente una gran laguna, que se formó por la acción de las lluvias.
“Según  la leyenda, se dice que una pareja de indios Paltas, al pasar por estos lugares quedó muy sorprendida ante la presencia de esta gran masa de agua. La india, un tanto nerviosa, se resbalo y creyendo que estaba junto a un Dios pronunció la palabra Taita-Cocha (Padre Lago); la pareja resolvió quedarse a vivir en estos lugares. Así, con el tiempo surgió el pueblo de taita Cocha…” (Ordóñez y Cabrera.- Loja y sus cantones / p-65).
Su nombre deriva de las palabras quichuas “Kata”, que significa turbio y “Cocha”, que significa lago, es decir “Lago Turbio”.

PINDAL:
Inicialmente y gracias a las gestiones del padre Lautaro Loayza, fue erigida en parroquia rural del cantón Celica, al que perteneció hasta el 15 de agosto de 1989 en que el decreto de su cantonización fue publicado en el Registro Oficial.

PUYANGO:
Fue creado por decreto legislativo de la Asamblea Nacional Constituyente, expedido el 17 de enero de 1947 y sancionado el 23 de enero del mismo año, durante la segunda presidencia del Dr. José María Velasco Ibarra.
Su cantonización se pudo cumplir gracias al esfuerzo de los alamoreños, quienes presididos por el padre Vicente Loayza realizaron las gestiones necesarias para lograr ese objetivo.
Tiene su cabecera en Alamor –que antes fue parroquia rural del cantón Celica- y está integrado por las parroquias rurales de Ciano, El Arenal, El Limo (Mariana de Jesús), Mercadillo y Vicentino.

QUILANGA:
Inicialmente fue parroquia rural del cantón Loja, al que perteneció hasta el 27 de septiembre de 1943, en que al crearse el cantón Gonzanamá pasó a integrar esa nueva jurisdicción.
Finalmente el Plenario de las Comisiones Legislativas Permanentes expidió el decreto de su cantonización, y hoy está integrado también con las parroquias rurales de Fundochamba y San Antonio de las Aradas.
El cantón se caracteriza por dos zonas climáticas claramente diferenciadas: Una subtropical, que se extiende por las tierras bajas, aptas para los cultivos de caña de azúcar y café; y, las tierras altas, y donde se cultiva yuca, camote, maíz y otras variedades de cereales. También se producen frutales y plantas medicinales.

SARAGURO:
La historia del pueblo de Saraguro está basada en raíces auténticamente indígenas, y el padre Juan de Velasco ya lo destacó en sus mapas del antiguo Reino de Quito como asentamiento de importantes comunidades que poblaban esa región.
Posteriormente, con la llegada de los españoles, fue rebautizada con el nombre de “El Pueblo del Apóstol San Pedro de Saraguro” y anexada al Corregimiento de Loja.
Situado en las faldas del Puglla, a 2.690 msnm, en los primeros años de la colonia logró un importante desarrollo principalmente a causa de las bondades de su suelo.
Sus valerosos hijos proclamaron su independencia el 10 de marzo de 1822, pero en 1829, durante la guerra Perú-Grancolombia se pusieron del lado peruano y respaldaron al Gral. La Ma, por lo que luego de la Batalla de Tarqui, el Gral. Luis Urdaneta ordenó que la población fuera incendiada.
Reconstruida posteriormente, durante los primeros años de la república logró un importante desarrollo, y el 10 de junio de 1878 la Convención Nacional reunida en la ciudad de Ambato expidió el decreto de su cantonización, que fue sancionado por el Jefe Supremo, Gral. Ignacio de Veintemilla.

SOZORANGA:
Es una población muy antigua que ya existía cuando los españoles iniciaron la conquista del reino de Quito, y desde esos primeros años formó parte del Corregimiento de Loja.
En tiempo de la colonia, los españoles radicados en la zona de Loja se asentaron en la Sozoranga por la benignidad de su clima y su rica producción agrícola, y durante las guerras de la independencia su pueblo aportó con víveres para el sustento del ejército liberador.

ZAPOTILLO:
Es una de las poblaciones más antiguas de la región. Posiblemente fue asentamiento indígena en épocas de la conquista, pues el padre Juan de Velasco ya consigna en su mapa del Reino de Quito.
Inicialmente fue parroquia rural del cantón Celica, creado el 12 de diciembre de 1878, al que perteneció hasta que el Plenario de las Comisiones Legislativas Permanentes, en sesión del 7 de agosto de 1980 expidió el decreto de su cantonización, que sancionado por el Presidente Jaime Roldóas Aguilera fue publicado en el registro Oficial del día 28 del mismo mes y año.
Su cabecera es la población de su mismo nombre, fundada por Sebastián de Benalcázar en febrero de 1534, y está integrado por las parroquias rurales de Cazaderos, Garza Real, Limones y Paletillas.
Durante la invasión peruana de 1941 la población sufrió terribles ataques por parte de la aviación enemiga que lo destruyó casi totalmente, pero sus pobladores volvieron a levantarla para orgullo ecuatoriano y vergüenza de los enemigos del sur.

CHAGUARPAMBA:

Este cantón tiene su origen en la antigua población de su mismo nombre, que fue asentamiento de comunidades Paltas y Zarzas, y su nombre se deriva de las palabras Chagual, que es una planta bromilácea que existía en abundancia en la región; y Pamba, que significa campo o llanura.
Por decreto del 29 de mayo de 1861, expedido durante el primer gobierno del Dr. García Moreno, fue erigida parroquia rural del cantón Paltas, al que perteneció hasta el 4 de diciembre de 1985 en que el Plenario de las Comisiones Legislativas Permanentes expidió el decreto de su cantonización, que fue sancionado el 23 de diciembre y publicado en el Registro Oficial Nº 343 del 27 del mismo mes y año.
Su cabecera cantonal es la población de su mismo nombre, y está integrado por las parroquias rurales Buenavista, El Rosario y Santa Rufina.