Blog

 Breaking News

Mons. Antonio Arregui: Mi corazón está cero kilómetros

Mons. Antonio Arregui: Mi corazón está cero kilómetros
mayo 31
14:14 2013
Compartir

Guayaquil.- (Diario EL UNIVERSO).- Revisa su iPhone y contesta un correo electrónico, antes de iniciar la entrevista. Monseñor Antonio Arregui dice que al menos contesta de 30 a 40 e-mails por día, pero señala que, pese a las recomendaciones de muchos, no ha abierto una cuenta en Twitter. La tecnología ha hecho distinta su rutina en el arzobispado de Guayaquil, que lo asumió justo hace 10 años, el 31 de mayo del 2003. Llegó de Ibarra y fue recibido por monseñor Juan Larrea Holguín. “Él se fue porque ya estaba con todo el deseo de mandarse a cambiar un año antes, porque (el apostolado) estaba pesado y con el cáncer que tenía”.

¿Usted tuvo una operación del corazón, tiene ganas de mandarse a cambiar?
No. Yo estoy a lo que me digan. La salud, gracias a Dios, me acompaña bien; los médicos dicen que estoy bien. Aseguran que me voy a morir de cualquier cosa menos del corazón. Mi corazón está en cero kilómetros… Me toca cumplir con la ley que dice que a los 75 años hay que presentar la renuncia (tiene 73 y lo hará al cumplir 74). Ahora yo estoy siempre disponible a lo que diga el santo padre.

El presidente Rafael Correa cuestiona mucho a la Iglesia por su posición.
No somos superiores al presidente ni a nadie sino que tenemos una fe y tratamos de ver las cosas conforme a la luz de esa fe. Cuando algo nos llama la atención seremos positivos o negativos y pastoralmente parece conveniente orientar la conciencia de los fieles.

Hay sectores que reclaman por la libertad de expresión. ¿Usted cree que hay riesgo?
La libertad de expresión ciertamente, como toda libertad, es una libertad responsable… Es un tema delicado, es un tema en el que los interlocutores interesados llevan un debate no nacional sino internacional y hay que ver cómo se va forjando una democracia que se base en el respeto y la vigencia de los derechos humanos, entre ellos el de libertad de expresión que nos afecta como Iglesia porque tenemos como cualquier ciudadano también libertad de expresar nuestros criterios, aunque los arzobispos y los sacerdotes procuramos que no sean nuestras opiniones ni en favor ni en contra de las diferentes facciones que luchan por el poder.

¿Bajaría los brazos frente al presidente Correa?
Yo creo que no, pero no me toca tampoco declararme en oposición al presidente ni ser así particularmente combatido, lo que toca es anunciar el evangelio y preocuparme de que la gente creyente tenga su libertad y capacidad de manifestarse en todo lo que es la vida social y pública.

El nuevo papa manda a buscar a la gente. ¿Se está haciendo eso aquí?
Estamos en esa batalla, no solo en convencer a los sacerdotes sino también a todos los cristianos que siendo discípulos de Jesucristo tenemos que ser al mismo tiempo sus embajadores, sus misioneros.

¿Cuál es su postura en la discusión de ahora sobre el matrimonio de personas del mismo sexo?
Hoy en día hay una corriente internacional que es muy vigorosa y que bajo el nombre de igualdad y de inclusión social y de tolerancia trata en definitiva de dignificar una actitud ante el sexo y la vida, que nosotros estimamos que es inconveniente entre personas del mismo sexo. El matrimonio es una institución socialmente básica y está constituido por una mujer, un hombre e hijos.

¿Y la distribución gratuita de la píldora del día después?
Pareciera como que el enfoque de toda la política educativa del Ministerio de Educación es en el sentido de que sexo viene a ser una realidad al gusto, una satisfacción momentánea sin compromiso entre dos personas… La distribución pura y simple de anticonceptivos tiende ciertamente a trivializar la relación entre hombre y mujer y a matar la posibilidad de un verdadero amor que trae consigo la felicidad y el calor de un hogar.

Un grupo de personas ha atacado a otro de católicos aquí en Guayaquil…
Ahí se ve el fanatismo. Cómo nos ha de acusar de ser idólatras, quién de nosotros adora un pedazo de madera. Es como la persona que lleva la foto de su mamá o de sus hijos, no las lleva porque adora el papel que está allí sino más bien le sirve como un recuerdo para demostrar el cariño que le tiene.

Perfil: Antonio Arregui Yarza
Edad
Nació en Oñate (España), el 13 de junio de 1939. Tiene 73 años.

Cargo principal
Arzobispo de Guayaquil desde mayo del 2003.

Sacerdocio y educación
Se ordenó como sacerdote en 1964, a la edad de 25 años. Es doctor en Derecho Canónico por el Pontificio Ateneo Angelicum, de Roma, y en Jurisprudencia por la Universidad de Navarra (España).

About Author

admin

admin

Related Articles

Radio en vivo

TV en vivo – pulse play

Facebook

Multimedia – Audios

Visitas