Blog

 Breaking News

Marcelo Valdospinos: Mi candidatura a la presidencia de la Casa de la Cultura nace de una decisión colectiva (Video)

julio 18
23:26 2012
Compartir

Quito.- (Andes).-  Marcelo Valdospinos y Fredy Moreno forman uno de los tres binomios que compiten por ocupar la presidencia de la Casa de la Cultura Ecuatoriana. Las elecciones se realizarán el 01 de agosto. Valdospinos visitó Agencia Andes en medio de una campaña que lo tiene recorriendo todos los núcleos del país, dice que su candidatura tiene legitimidad.

¿Cuál es el eje de la propuesta de su candidatura?

Aplicar un proyecto que se denomina “Redes Nacionales”, con el cual queremos concebir de otra manera a la Casa de la Cultura: no de una manera horizontal como hasta ahora sino de una manera vertical; transformar a la matriz que funciona en Quito en la sede nacional de Redes Nacionales.

¿De qué tratarían estas redes nacionales?

Redes Nacionales de, por ejemplo,  bibliotecas, museos, publicaciones, en extensión cultural, en cine y audiovisuales; y también redes de apoyo en el sector presupuesto, finanzas, proyectos, portal de servicios. La idea de todo esto es terminar con el centralismo. Los núcleos hemos sido bastiones de lo que significa la Casa estructuralmente. En las provincias, la labor de los núcleos es muy importante, tienen un enorme poder de convocatoria. Allí en las provincias entendemos  como cultura un servicio al pueblo (…)  Lo que planteamos es un cogobierno de los núcleos.

Esa propuesta está cercana a la idea de la autonomía. ¿La Casa de la Cultura debe ser autónoma o sumarse al Sistema Nacional de Cultura propuesto por el Ministerio de Cultura?

Video Agencia Andes

No hay ninguna contradicción porque con estas Redes Nacionales nosotros queremos ingresar como Casa de la Cultura al Sistema Nacional de Cultura (SNC). Yo creo que el SNC es algo único que le ha ocurrido al país y todos quienes pensamos en el país tenemos que arrimar el hombro para que sea exitoso. Lo que pasa es que todavía no tenemos la ley y ahí lo que hay que definir adecuadamente es que este Sistema debe ser una gran asamblea de las instituciones que hacen cultura.

Pero entonces ¿cómo entiende usted la autonomía?

La autonomía es una identidad de la Casa de la Cultura. Sin autonomía no tendría razón de ser. Entendemos por autonomía una libertad de creación, desburocratizar la imaginación, vivir en democracia. Estos fundamentalmente los espacios de la autonomía (…) no ese espacio para hacer lo que uno quiere, no. Estamos sometidos a ciertas normas pero la cultura requiere estos espacios.

Esta autonomía ha llevado a una suerte de aislamiento de la Casa de la Cultura, en un espacio cerrado para cierta élite intelectual. ¿Es así?

En Quito hay la tendencia de creer que la Casa de la Cultura es la matriz nada más. No existe Casa de la Cultura Nacional. Eso queremos cambiar. Nuestra propuesta es un cambio cualitativo, (queremos) eliminar la matriz y que sea sede nacional de los núcleos de la patria, donde la labor es enorme y donde problemas como el elitismo no existe. Nosotros vivimos con una frecuencia intercultural muy buena, con una visión generacional, de género. Es decir, la actividad que se hace en los núcleos está ligada con esta apertura en lo que podríamos sintetizar la visión de una Cultura Popular. O sea, siempre planteamos no dialécticamente –lo uno o lo otro- sino lo académico dentro de la construcción cultural pero hay que tener la otra línea: la cultura popular.

Los otros candidatos afirman que usted es el candidato del continuismo, un candidato puesto por el actual presidente de la CCE, Marco Antonio Rodríguez…

A ver, cuando hay estos procesos electorales a veces se intenta hacer una campaña con mucho nerviosismo y es bueno aclarar estas cosas. El asunto es que nosotros entendemos que vivimos una coyuntura. No es una etapa normal de la Casa de la Cultura porque todavía no tenemos una Ley Orgánica de Culturas, lo que hay es un informe de mayoría. En ese informe de mayoría hemos participado activamente, es por ello que una Casa que al inicio estaba desaparecida hoy está de cuerpo entero en el informe de mayoría. Ante esto, los presidentes a título personal, vamos a presentar una alternativa en este proceso electoral para, si los miembros de la Casa de la Cultura creen, voten por nosotros.

Esa es la reunión que hubo en el Hotel Tambo Real y de la que Raúl Pérez Torres sospecha…

Claro, claro. Ahí, democráticamente se me denominó a mí y a  un presidente del Oriente. Por primera vez uno del Oriente olvidado es candidato a la vicepresidencia.

Otro reparo que se ha hecho al sistema de elecciones. ¿Usted está de acuerdo en cómo se está llevando a cabo este proceso?

Yo creo que es una lección de democracia. Lo que nos obligaba la Ley es cumplir con el artículo 5, literal a), en cuanto a atribuciones de la Junta Plenaria: el presidente llamaba a la Junta Plenaria y de ahí escogíamos al presidente. Ahora, somos los presidentes de los núcleos, que formamos la Junta Plenaria, que en enero de 2011 ya estructuró un nuevo reglamento de elecciones. Así, quedó establecido que se haga la votación universal y el voto ganador de cada núcleo se lleva a la Junta Plenaria para elegir al presidente.

Pero en ese caso, valdría lo mismo el voto de los 700 miembros del núcleo de Guayas que el de los 20 miembros del núcleo de Bolívar…

No tiene nada que ver porque nosotros tenemos que cumplir el mandato. ¿Quiénes eligen presidente? Los miembros de la Junta Plenaria. Eso dice la ley Orgánica de la Casa de la Cultura. Nunca antes hubo una votación universal. ¿Por qué tiene que valer un núcleo más que otro? ¿Desde cuándo los súper núcleos?

En su gestión, ¿Cómo lograría una respuesta adecuada de la Casa de la Cultura a los nuevos tiempos políticos del Ecuador?

La Casa de la Cultura tiene que abrirse, de modo especial la matriz. Uno de los vientos más importantes de esta época política es la participación ciudadana. Eso hay que hacerlo a través de las secciones académicas en todo el país a muchos más miembros, tiene que abrirse interculturalmente, desde la visión generacional. Hay que dar espacio a los jóvenes con su arte, su música, su pintura. La Casa debe abrirse bajo un proceso que signifique que la participación ciudadana artística puedan definirla algunos aspectos de la política cultura interna.

¿Por qué Marcelo Valdospinos y no Raúl Pérez Torres o Jaime Galarza Zavala?

A diferencia de ellos que se autocandidatizaron, lo mío nace de una decisión colectiva: 17 presidentes, a título personal, votaron en mi favor. (Enviado por santiago.aguilar)

About Author

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Only registered users can comment.

Radio en vivo

TV en vivo – pulse play

Facebook

Multimedia – Audios

Visitas