Blog

 Breaking News

Mahuad pensó en proclamarse dictador, revela libro de Noboa

julio 01
15:39 2012
Compartir

(Diario EL UNIVERSO).- Los primeros días de enero del 2000, antes de que el entonces presidente Jamil Mahuad dolarizara la economía (9 de enero), citó a su despacho al vicepresidente Gustavo Noboa para hallar formas de superar la crisis política y económica que convulsionaba al país.

Noboa cuenta que Mahuad le planteó tres escenarios.

El primero: declararse dictador. “Este escenario estaba descartado por mi espíritu democrático y porque –este criterio es absolutamente personal– no tenía sustento en las instituciones militares…”, recuerda.

Según el expresidente, dentro del gabinete había “fervientes interesados” en que Mahuad tomara esa decisión, como el excanciller Benjamín Ortiz. Pero otros, como el ministro de Gobierno, Vladimiro Álvarez; y el secretario de la Administración, Jaime Durán, se oponían con vehemencia.

El segundo escenario era “continuar con la lucha” para superar el ‘bache’ y llegar a un acuerdo con el Congreso.

Y el tercero: que el presidente renunciara a su cargo y que el vicepresidente lo asumiera.

Cuando Mahuad le preguntó a Noboa si estaría dispuesto a hacerlo, este le respondió que sí. “Esta respuesta inicialmente no le gustó, si bien a renglón seguido lo invité a que estableciera las alianzas políticas necesarias, en pro de mantenerse en el cargo”.

El relato inédito de esa reunión previa al derrocamiento de Mahuad, el 21 de enero del 2000, aparece en el libro Porqué fui presidente, que acaba de publicar Gustavo Noboa.

A lo largo de 275 páginas, en las que incluye fotos, facsímiles de documentos y fragmentos de otros textos, narra cómo se produjo la sucesión.

Noboa enfatiza que si bien él nunca le rehuyó a la posibilidad de asumir la Presidencia en ausencia de Mahuad –porque era un mandato constitucional–, no fue parte del golpe protagonizado por dirigentes indígenas y militares sublevados.

Y afirma que, meses antes de que este hecho ocurriera, ya no recibía información sobre las decisiones gubernamentales.

Así, por ejemplo, el exmandatario dice que se enteró del feriado bancario en el set de un canal de televisión, minutos antes de empezar una entrevista. Tampoco fue consultado sobre al congelamiento de depósitos ni sobre la dolarización.

En el texto, Noboa revela algunos detalles poco conocidos de la jornada del 21 de enero.

Cuando supo que los sublevados se habían tomado Carondelet, él estaba en Guayaquil. Pidió a la Armada que le facilitara un avión para ir a Quito.

Al aterrizar en el aeropuerto, militares del Grupo Especial de Operaciones (GEO) impidieron que él y sus acompañantes (su esposa y otros colaboradores) bajaran de la nave. “Señor vicepresidente, están detenidos usted y toda su comitiva”.

Solo después de que su edecán conversara por teléfono con el entonces jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, general Telmo Sandoval, pudieron salir.

La redacción del texto duró alrededor de seis meses, explica su editor, Ramiro Cepeda.

La base fue una entrevista que este le hizo al expresidente hace tres años.

Con la transcripción de esos recuerdos, Noboa le dio forma al relato. Luego, el editor se encargó de hacer consultas con las personas citadas en él para contrastar la información.

Noboa concluye que fue presidente porque como vicepresidente se dedicó a la reconstrucción de la Costa luego del fenómeno El Niño. “Porque opiné de política solo cuando fue imprescindible… y cuando el pueblo ecuatoriano quiso conocer mi versión de los hechos…; y porque la ciudadanía confió en mí al darse cuenta de mi exclusión por parte del presidente Mahuad en el tratamiento de temas gravitantes que lesionaron la economía y la esperanza de los ecuatorianos…”.

Anécdotas contadas
El dinero de Aspiazu
En la campaña de 1998, Gustavo Noboa solicitó varias veces recursos para sus actividades proselitistas al tesorero de la DP, Ramón Yulee. “No hay fondos”, fue la respuesta que siempre recibió. “De este hecho no dejo de dar gracias a Dios, ya que tiempo después, cuando fue evidente el aporte realizado por el doctor Fernando Aspiazu por $ 3,1 millones –aunque en el reporte que conocí solo figuraban $ 300 mil–, tal valor me pareció comprometedoramente importante…”.

Zarandeo a Mahuad
El expresidente recuerda que en noviembre del 1999 visitó a Jamil Mahuad en su despacho. Lo encontró arrimado a un pared, con la cabeza baja y los ojos cerrados.

Al preguntarle qué le pasaba, Mahuad contestó: “Ya no hay nada que hacer”. “Entonces lo tomé de ambos brazos y lo remecí, diciéndole: “¡Carajo!, ¿qué te pasa, Jamil? ¡Reacciona! Convoca al Gabinete, llama al Comando Conjunto…”.

Él le respondió: “Hazlo tú, Gus”.

-Sí, yo lo hago, pero tú presides”.

Reuniones con LFC
Para procurar que el nuevo gobierno se iniciara sin problemas, el entonces presidente del Congreso, Juan José Pons, organizó dos reuniones entre el mandatario Gustavo Noboa y el líder socialcristiano León Febres-Cordero.

A la segunda cita, Noboa asistió con su hermano Ricardo (quien fue militante del PSC) y el ministro Jorge Guzmán. Según el texto del expresidente, en esa cita Febres-Cordero fue ‘malcriado’ con ambos personajes y no se lograron consensos.

About Author

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Only registered users can comment.

Radio en vivo

TV en vivo – pulse play

Facebook

Multimedia – Audios

Visitas