Blog

 Breaking News

La red oscura, el universo más desconocido de Internet, hogar de delincuentes

La red oscura, el universo más desconocido de Internet, hogar de delincuentes
Febrero 12
20:26 2017
Compartir

Zaragoza.- (EFE).- Negocios ilegales, muertes retransmitidas, pornografía infantil, ciberterrorismo, extorsión o estafa son solo algunos de los delitos que se cometen en el universo más desconocido de Internet, la red oscura (‘dark net’).

Eduardo Casas Herrer, policía de la Unidad de Investigación Tecnológica, arroja un poco de luz en su libro “La red oscura” (La esfera de los libros) sobre las actividades delictivas que se llevan a cabo en la parte de Internet diseñada en un principio para preservar el anonimato del usuario.

Una privacidad de la que se aprovechan las personas que llevan a cabo actividades ilícitas y que han hecho de la “deep web” (web profunda) su ecosistema delictivo más habitual.

En cualquier caso, el escritor advierte de que esta web profunda, diseñada para no aparecer en los buscadores, “no es per se mala” pero hay que utilizarla con precaución pues se pueden encontrar “cosas que incluso sean delictivas”.

“En el ordenamiento jurídico español hay dos delitos de solo observación como ver pornografía infantil o acceder con habitualidad a páginas de yihadistas”, puntualiza este técnico superior en informática, que persigue desde el 2004 los delitos en la red.

Los delitos más habituales con diferencia, ilustra Casas Herrer, son los fraudes y las estafas.

Triquiñuelas que van desde la estafa de la lotería, a la petición de las claves de la banca online a través de correo electrónico, hasta el timo de las “cartas nigerianas”, en las que un rico príncipe de un país africano que no puede acceder a su dinero pide una suma económica para poder sacarlo a cambio de una falsa recompensa.

Le sigue la explotación sexual de menores, en cuya lucha es especialista el autor, quien es miembro permanente del Grupo de Expertos en Identificación de Víctimas de Interpol, encargado de la localización de niños explotados sexualmente en Internet y sus agresores.

“Es enorme la cantidad de personas que están buscando e intercambiando pornografía infantil. Abusando, por suerte, hay menos, y además son nuestra máxima prioridad”, indica Casas Herrer.

La red es el escenario además de una pluralidad de delitos como el espionaje industrial, los ataques por denegación de servicio o la piratería.

“El delito es inherente a la sociedad y los ordenadores no son sino una extensión de ésta”, apunta el experto, que ilustra que “lo que antes se hacía en una reunión ilícita en un bajo clandestino un domingo por la noche ahora, se hace desde el domicilio de cada uno a través de TOR”, el navegador anónimo por excelencia.

Y es que, los delincuentes encuentran en la red una mayor seguridad personal que si estuvieran expuestos en la calle, se aprovechan de los vacíos legales de algunos países para ubicarse allí, buscan la pluralidad de víctimas y se aprovechan de la ingenuidad del ciudadano.

“El usuario de Internet está muy poco formado en seguridad informática. Nos falta muchísimo de las cosas más sencillas, como tener un antivirus y un cortafuegos activo y actualizado”, aconseja este policía, quien pide sumar a esta seguridad un “razonable escepticismo”.

About Author

admin

admin

Related Articles

Radio en vivo

TV en vivo – pulse play

Facebook

Multimedia – Audios

Visitas