Blog

 Breaking News

Así son las jornadas laborales de 5 horas: felicidad, productividad y beneficios empresariales disparados

Así son las jornadas laborales de 5 horas: felicidad, productividad y beneficios empresariales disparados
septiembre 26
16:10 2016
Compartir

(Por. WTB).- Stephan Aarstol pasó muchos años trabajando en una oficina. Allí descubrió que hay dos tipos de empleados: los que hacen el trabajo de 3 personas y apenas tienen reconocimiento, y los demás, que o trabajan de manera normal o directamente no hacen nada. Por eso cuando fundó su propia compañía, solo pensó en contratar a los del primer tipo, a los curritos. Y darles un buen sueldo, ya que él sí que valora a este tipo de personas.

Una vez conformada su plantilla con gente ultramotivada y con gran capacidad de realizar tareas, se dio cuenta de que no necesitaba tenerles 8 horas pegados a la silla. Eran tan buenos que quizás si pasaran menos tiempo en el trabajo, la empresa seguiría yendo bien y ellos estarían más contentos.

Aarstol es el fundador de la empresa Tower, que vende paddleboards, una especie de enormes tablas de surf sobre las que una persona puede ir de pie y remando. Para demostrar si su hipótesis era válida, puso a toda su plantilla a prueba durante tres meses. A partir del 1 de junio de 2015, solo podían trabajar de 8 de la mañana a 1 de la tarde, en un único turno de 5 horas. Y desde entonces, el horario no ha cambiado. Ahora, el emprendedor cuenta en un artículo publicado en la web Fast Company lo que ha aprendido durante estos meses.

Lo primero que hizo Aarstol fue comunicar su decisión. Para ello congregó a sus trabajadores y les dijo que quería devolverles su vida. Y segundo, que quería pagarles mucho mejor: en concreto el doble por hora, para que pudieran ganar más que cuando trabajan 8 horas al día. Además, les prometió un 5% de las ganancias de la empresa como bonus. Según cuenta en un caso práctico, esto supuso que un empleado que ganara 40.000 dólares (35.000 euros) al año pasara a ganar 48.000 (42.000 euros).

Con estas medidas, el directivo pretendía disparar la motivación en su compañía. Y vaya sí lo consiguió. Exigiendo lo mismo que si trabajaran 8 horas, pero haciéndolo todo en 5, Tower se ha convertido en una de las compañías con mayor crecimiento de Estados Unidos: con una plantilla de 10 personas generan 9 millones de dólares (8 millones de euros) de beneficios. Y no paran de recibir currículums no solicitados de gente que quiere unirse a Tower.

Estos datos sorprendieron al inventor del cambio, que esperaba que al tener menos horas de trabajo, se redujeran los contactos con posibles clientes y se consiguieran menos beneficios.

Pero nada más lejos de la realidad. En tan solo un año las ventas han aumentado un 40%.

Y no solo eso, también la imagen de marca se ha disparado. Al ser una empresa que vende productos que se utilizan en la playa y que promueve una vida relajada y llena de gozo, Tower cumple lo que promete, hasta con sus trabajadores: ellos pueden comer con sus familias todos los días, disfrutar todas las tardes libres para hacer lo que quieran.

Pero no hay que ser una compañía especializada en el ocio para adaptarse a estos horarios revolucionarios. Aarstol asegura que virtualmente cualquier compañía podría reducir su horas en la oficina un 30% sin que pasara absolutamente nada. “Los empleados más felices son los más productivos. Pueden perseguir sus pasiones, tener mejores relaciones sociales y están más activos, por lo que pueden dar más a sus empleadores”.

Para esas compañías, el empresario da las siguientes recomendaciones a seguir en caso de que valoren recortar la jornada laboral:

1 Identificar la norma 80%-20%. Aarstol cita al principio de Pareto para decir que el 20% del esfuerzo de una empresa genera el 80% del beneficio. La idea es ser consciente de ese 20% y cuidarlo, desechando todo lo demás o dándole la importancia justa.

2 Crear un ambiente productivo centrado en los proyectos. Más que pensar en las horas en las que hay que estar en la oficina, es mejor imaginarse el trabajo como una sucesión de proyectos. Cuanto más centrados estén los trabajadores en ellos en los planes y pedidos que vayan saliendo, más motivados estarán.

3 Acabar con la idea del ‘estar siempre disponible’. Aarstol asegura que su empresa tiene un departamento comercial que recibe llamadas de clientes. Y no pasa nada por decirles que se pongan en contacto solo de 8 a 13 horas. Los compradores de las tablas lo han entendido sin problemas, y ningún trabajador ha tenido que estar pendiente de ellos más allá de la hora de comer.

4 Utiliza la tecnología para disparar la eficiencia. El hecho de reducir la jornada sacó a la luz problemas ocultos de la empresa. Por ejemplo, la falta de eficacia del almacén. Pero con las 5 horas al día de trabajo, Aarstol y los suyos se vieron obligados a mejorar en este aspecto. Por ello tuvieron que implantar un software que automatizaba los procesos y hacía más fácil las operaciones en esta zona. Lo mismo ocurrió en le departamento comercial: para reducir el número de llamadas o de correos electrónicos de clientes, ampliaron las seccione de dudas y respuestas en su web y rodaron unos vídeos con tutoriales.

5 No hay que ceñirse por completo al horario. El presidente de Tower defiende que sus trabajadores pueden salir todos los días por la puerta a la 1 sin sentirse culpables. Pero saben que extraordinariamente, si hay un proyecto muy urgente o que requiere de mucha dedicación, a lo mejor tienen que pasar 12 horas trabajando sin parar. •Pero esos días siempre son las excepción de la norma”, explica.

About Author

admin

admin

Related Articles

Radio en vivo

TV en vivo – pulse play

Facebook

Multimedia – Audios

Visitas